Tras un cierre de la frontera colombo-venezolana, los negocios que dependían de transporte tuvieron que suspender sus operaciones.

Los primero en cesar estas actividades fueron los de carga pesada solo tuvieron una pequeña reactivación de los recorridos hasta el 20 de septiembre del 2016,

Por otro lado, Leonardo Méndez presidente de Colfecar en Norte de Santander, reseñó para Caracol Radio que “antes del cierre de la frontera se hacían hasta nueve mil procesos de importaciones y exportaciones entre los dos países, en estos momentos al no tener el tránsito pesado se acabó todo este proceso y ahora debemos buscar las costas colombianas para poder suplir todo lo que se perdió con Venezuela”.

Se conoció que cientos de conductores con sus vehículos que estaban provisionalmente en el país opuesto quedaron atrapados y debieron esperar hasta un año y medio para retornar los automotores.

Comments

Comments are closed.