Una etapa en la evolución del sistema solar en la que los planetas más grandes empezaron a alejarse del Sol ocurrió hace 4.480 millones de años, mucho antes de lo que se había propuesto hasta ahora.

En un nuevo estudio, investigadores liderados por Stephen Mojzsis, de la Universidad de Colorado Boulder, basaron esta línea de tiempo para la ‘migración de los planetas gigantes’, en registros de asteroides y otras fuentes.

Los hallazgos, dijo Mojzsis, podrían proporcionar a los científicos pistas valiosas sobre cuándo podría haber surgido la vida por primera vez en la Tierra.

“Sabemos que la migración de un planeta gigante debe haber tenido lugar para explicar la estructura orbital actual del sistema solar exterior“, dijo en un comunicado Mojzsis, profesor del Departamento de Ciencias Geológicas. “Pero hasta este estudio, nadie sabía cuándo sucedió”.

Es un debate que, al menos en parte, se reduce a rocas lunares recolectadas por los astronautas del Apolo, muchas de las cuales parecían tener solo 3.900 millones de años, cientos de millones de años menos que la propia luna.

Para explicar esas edades, algunos investigadores sugirieron que nuestra luna y la Tierra fueron golpeadas por una oleada de cometas y asteroides en esa época. Pero no todos estuvieron de acuerdo con la teoría, dijo Mojzsis.

“Resulta que la parte de la Luna en la que aterrizamos es muy inusual“, dijo. “Está fuertemente afectado por un gran impacto, la Cuenca Imbrium, que tiene unos 3.900 millones de años y afecta a casi todo lo que tomamos de muestra”.

Para evitar ese sesgo, los investigadores decidieron recopilar las edades a partir de una exhaustiva base de datos de meteoritos que se estrellaron en la Tierra.

“Las superficies de los planetas interiores han sido ampliamente modificadas tanto por los impactos como por los eventos indígenas hasta hace unos 4.000 millones de años”, dijo el coautor del estudio Ramon Brasser, del Instituto de Ciencias de la Vida de la Tierra en Tokio. “Lo mismo no es cierto para los asteroides. Su historial se remonta mucho más atrás”.

Pero esos registros, descubrió el equipo, solo se remontan a hace unos 4.500 millones de años. Para los investigadores, eso presentaba solo una posibilidad: el sistema solar debe haber experimentado un gran bombardeo justo antes de esa fecha de corte. Los impactos muy grandes, dijo Mojzsis, pueden derretir rocas y restablecer de manera variable sus edades radiactivas, un poco como sacudir un grabado al aguafuerte.

LA VIDA PUDO APARECER ANTES EN LA TIERRA

Mojzsis explicó que esta carnicería probablemente fue iniciada por los planetas gigantes del sistema solar, que los investigadores creen que se formaron mucho más cerca de lo que están hoy. Sin embargo, utilizando simulaciones por computadora, su grupo demostró que esos cuerpos comenzaron a arrastrarse hacia sus ubicaciones actuales hace aproximadamente 4.480 millones de años.

En el proceso, dispersaron los escombros a su paso, enviando algunos de ellos hacia la Tierra y su entonces luna joven.

Los hallazgos, agregó Mojzsis, abren una nueva ventana para cuando la vida puede haber evolucionado en la Tierra. Según los resultados del equipo, nuestro planeta puede haber estado lo suficientemente tranquilo como para soportar organismos vivos desde hace 4.400 millones de años.

Europa Press.

Comments

Comments are closed.