La policía de Hong Kong empleó gas lacrimógeno el domingo por la tarde en un intento de dispersar una protesta, mientras los manifestantes tomaban las calles en dos zonas distintas de la capital financiera asiática, bloqueando el tráfico y planteando el escenario para otra noche de probables enfrentamientos con la policía antimotines.

Los activistas lanzaron ladrillos a los agentes e ignoraron las peticiones de que abandonaran la zona de Sham Shui Po antes de que les lanzaran gas lacrimógeno, según la policía, que describió la marcha como una “asamblea no autorizada”.

En una zona cercana, manifestantes con máscaras de gas se congregaron ante una comisaría en Cheung Sha Wan en Kowloon, mientras agentes con equipo de protección miraban a la gente desde lo alto de un alto muro que rodeaba la comisaría.

Al otro lado del Puerto Victoria, un gran grupo de manifestantes en su mayoría jóvenes avanzaba por el centro de la calle Hennessey, una avenida comercial en la zona de Causeway Bay, mientras se celebraba una protesta en el cercano Parque Victoria. Muchos llevaban el rostro cubierto para ocultar su identidad y unos pocos llevaban cascos. Otros llevaban simplemente mochilas sobre las camisetas negras que se han convertido en su uniforme.

“Esperamos que el mundo sepa que Hong Kong no es el Hong Kong que era”, dijo una manifestante, Louisa Ho. “China está haciendo cada vez más para presionar a Hong Kong, a su gente y a sus organizaciones”.

Hong Kong lleva nueve semanas de protestas que no dan visos de amainar. Entre las demandas del movimiento están la renuncia de la jefa de gobierno de la ciudad, elecciones democráticas, la liberación de los detenidos en protestas anteriores y una investigación sobre el uso de la fuerza de la policía contra los manifestantes.

En el Parque Victoria se veían pancartas que decían “Devuélvannos Hong Kong” y “Retiren la malvada ley”, esta última en referencia a una propuesta para reformar la ley de extradiciones que desencadenó las protestas.

La protesta permitía a la gente expresar de forma pacífica sus demandas, indicó Hannah Yu, una organizadora del acto. En lo que se ha convertido en un patrón establecido, grupos de manifestantes han tomado las calles o rodeado edificios del gobierno tras marchas mayormente pacíficas.

“Aún habrá ciudadanos saliendo a las calles a protestar, pero no podemos controlarlos y no tenemos la autoridad de controlarlos”, dijo Yu.

La policía permitió la protesta en el parque pero rechazó una petición de los organizadores de marchar en la zona este de la isla. La policía tampoco autorizó la marcha en Kowloon, pero los activistas siguieron adelante de todos modos. AP

Comments

Comments are closed.