En Maicao, Colombia, hay un campo de refugiados para los venezolanos, y así espera en una larga cola para surtir alimento, Mayerly Sánchez, madre soltera de 31 años de edad y sordomuda.

Su hijo de nueve años de edad explica que solo “quiere comer“.

La migración venezolana es una de las más grandes de toda Latinoamérica y representan la segunda más grande del mundo actualmente por debajo de Siria, sin embargo, los venezolanos no han recibido la ayuda internacional que han recibido los sirios.

Se conoció que por cada ciudadano sirio desplazado supera los cinco mil dólares, mientras que los venezolanos han recibido 300 por persona. El año pasado, la ONU pidió para Venezuela 738 millones de dólares y logró recaudar menos de la cuarta parte de su objetivo.

Por su parte, el canciller de colombia, Carlos Holmes Trujillo, dijo que “Colombia está pidiendo al mundo más solidaridad. Hemos hecho todo lo que podemos. Hemos tomado medidas humanitarias. Pero la magnitud de esta migración supera nuestra capacidad para manejarla”.

En el país vecino los centros hospitalarios y educativos están abarrotados y no logran abastecerse por completo, a esto se le suma que autoridades de Maicao manifiestan que narcotraficantes están reclutando venezolanos desesperados para el tráfico de cocaína, reseñó The Washington Post.

Comments

Comments are closed.