El estadounidense acusado de matar a 22 personas el 3 de agosto en un hipermercado Walmart de la ciudad texana de El Paso, fronteriza con México, dijo a la policía que su objetivo eran los “mexicanos”, según un documento revelado el viernes.

La declaración jurada de la orden de arresto del sospechoso, identificado como Patrick Wood Crusius, de 21 años, señala que este confesó haber cometido la masacre al entregarse a las autoridades.

“Soy el atacante”, dijo en voz alta levantando las manos al salir de su vehículo rodeado por la policía en las cercanías del Walmart.

Crusius fue detenido y llevado a la comisaría, donde renunció a su derecho a permanecer en silencio o tener un abogado presente.

“El acusado declaró que una vez dentro de la tienda abrió fuego usando su AK-47 disparando a múltiples víctimas inocentes. El acusado declaró que su objetivo eran los ‘mexicanos'”, indica la declaración jurada.

Crusius enfrenta cargos por asesinatos múltiples.

Según reportes de prensa, que citan a autoridades, antes de llevar a cabo el ataque el joven publicó en internet un manifiesto denunciando una “invasión hispana” en Texas.

Entre los 22 muertos en el tiroteo, hay ocho ciudadanos mexicanos y muchos estadounidenses de origen hispano. Autoridades mexicanas dijeron que al menos seis de la veintena de heridos son mexicanos.

En el manifiesto, Crusius afirmó que estaba “defendiendo” a Estados Unidos “del reemplazo cultural y étnico provocado por una invasión“.

El Paso se encuentra sobre el río Bravo, que marca la frontera de Estados Unidos con México. Tiene una población de 680.000 personas, de las cuales el 83% son de ascendencia hispana.

La ciudad está a unas nueve horas por carretera de la localidad de Allen, en las afueras de Dallas, donde vivía Crusius, quien al parecer seleccionó deliberadamente El Paso debido a su población hispana.

AFP.

Comments

Comments are closed.