Una conferencia internacional se realizará en Lima el martes con la asistencia de unos 60 países en busca de una salida pacífica a la crisis política de Venezuela, aunque con la ausencia de las naciones que apoyan al presidente Nicolás Maduro.

Convocada por el Grupo de Lima, que desde 2017 promueve una solución a la crisis en el país petrolero, acudirá a la conferencia una delegación de alto nivel enviada por el presidente estadounidense, Donald Trump, conformada por su secretario de Comercio, Wilbur Ross, y su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton.

Estados Unidos va a anunciar en la conferencia “grandes pasos” para avanzar hacia una “transición del poder de Maduro a Juan Guaidó”, el líder opositor al que medio centenar de países reconocen como presidente interino de Venezuela, dijo Bolton este lunes en una rueda de prensa en Lima.

Mostraremos la dedicación que tiene Estados Unidos” para deshacerse de Maduro, añadió.

Poco antes, una fuente de la cancillería peruana había dicho que no descartaba que “Estados Unidos anuncie medidas unilaterales contra Venezuela” en la conferencia, sin consulta a los demás países participantes, porque “es su forma de actuar”.

Bolton se mostró escéptico del diálogo entre el gobierno y la oposición de Venezuela, que se desarrolla en Barbados bajo mediación de Noruega, y dijo que sería un error realizar elecciones con Maduro en el poder o con él de candidato.

“No creo que Maduro se tome en serio las negociaciones” de Barbados, expresó. “Estamos en un punto en el que necesitamos ver menos conversación y más acción” de Maduro, afirmó, agregando que Washington quiere que “la transferencia (del poder) sea pacífica” en Venezuela, lo mismo que exige el Grupo de Lima.

A la conferencia también asistirán, entre otros, delegados del Vaticano, Francia, Alemania, Reino Unido, Australia, Corea del Sur, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Sudáfrica y 18 países latinoamericanos; pero no participarán China, Cuba, Rusia y Turquía, que fueron especialmente invitados porque pueden tender puentes con Maduro.

La conferencia tendrá dos partes: “Se inicia con una reunión entre los (50) países que apoyan a Guaidó y luego se amplía al resto”, explicó la fuente de la cancillería peruana.

Entre los participantes que reconocen al gobierno de Maduro figuran México y Uruguay.

A la primera reunión asistirá el representante de Guaidó ante el Grupo de Lima, Julio Borges, quien también sostendrá un encuentro con Bolton. A la conferencia misma no fueron invitados delegados del líder opositor ni de Maduro.

Han confirmado su asistencia 59 países y tres organismos internacionales: la Unión Europea, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Desarrollo de América Latina (conocido antes como Corporación Andina de Fomento, CAF).

– Pocos cancilleres –
El Grupo de Lima invitó hace un mes a un centenar de países “a nivel de cancilleres” a la conferencia, que será presidida por el canciller peruano, Néstor Popolizio, y se realizará en un hotel.

Pero solo una decena de los 60 países estarán representados por sus cancilleres. Algunos de ellos son Ernesto Araújo, de Brasil; Carlos Holmes Trujillo, de Colombia, y Antonio Rivas, de Paraguay.

De Chile acudirá la vicecanciller Carolina Valdivia y se presume que muchos países estarán representados por sus embajadores en Lima o funcionarios de menor rango en esta conferencia convocada por Perú al instrumentar una decisión tomada por el Grupo de Lima en Santiago en abril.

A la conferencia fueron invitados China, Rusia, Turquía y Cuba, países que “queremos sean parte de la solución y no profundicen el problema”, explicó el canciller peruano el 4 de julio.

El propósito “es que por primera vez nos sentemos todos los países, que en alguna medida, tenemos una vinculación con lo que está pasando en Venezuela”, agregó.

La conferencia terminará sin declaración final, con una rueda de prensa del canciller peruano, según la agenda. Tampoco se aprobarán decisiones vinculantes.

Durante la gestión de Maduro iniciada en 2013, Venezuela se hundió en la peor debacle de su historia moderna, llevando a unas cuatro millones de personas a emigrar en los últimos años, según la ONU.

Casi 900.000 venezolanos se han establecido en Perú, poniendo en aprietos la red de educación, el sistema de salud y otros servicios públicos. Situaciones similares enfrentan Colombia y otros países.

El Grupo de Lima fue creado en agosto de 2017 en la capital peruana para definir una postura común frente la crisis venezolana. Lo integran una docena de países latinoamericanos y Canadá. AFP

Comments

Comments are closed.