El compositor y cantante venezolano, Frank Quintero, estuvo en entrevista exclusiva con Shirley Varnagy, donde habló de Venezuela.

Quintero comentó que aún no está en sus planes volver a Venezuela, “no está en mis planes volver a Venezuela, pero sí quisiera volver, y que mis hijos tengan noción de lo que es su país”, dijo.

Dice que uno de sus últimos shows fue en Milán, “yo estaba muy emocionado. Cuando llegamos nos iban a llevar a comer Hallaca, y yo dije; pero Hallaca como en mi casa, yo quiero es pasta. Es esa fraternidad del venezolano de siempre atenderte”, alegó.

“Hay alguien que dice que la casa está donde el corazón está, hay cosas de Venezuela que yo realmente extraño. Donde yo vivo ahora ni conozco a mis vecinos, en Venezuela uno conoce a todo el mundo alrededor de su cuadra”, contó con nostalgia.

Además reseñó que “hay una fraternidad en el venezolano que hace que tu añores eso, sobretodo los que vivimos la Venezuela de los 60, 70 y 80”.

Añadió que para él su canción favorita es “La dama de la ciudad”, porque es representativa de Venezuela.

Por otro lado cuenta que decidió “dosificar la fama“, y no pasarse un año en gira por todo el mundo, “ni perderme un año de la vida de mis hijos”.

“El verdadero éxito consiste en la permanencia, y en la penetración que tu tengas en el público que te sigue, y no en los discos de oro que tengas”, estimó.

“En Venezuela en mis primeros discos yo tocaba en las universidades, en festivales, y era un público cautivo chiquito, que me seguía para todos lados”, soltó.

Por último sostuvo que durante un concierto que tuvo en el Poliedro de Caracas, no lo disfrutó “porque fue tan avasallante la sorpresa de ser el primer artista en llenar el Poliedro, y pasó tan rápido, que yo tengo muy pocos recuerdos de ese show”.

Comments

Comments are closed.