El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) celebra este 17 de julio una sesión en Washington para considerar la situación de los Derechos Humanos en Venezuela.

No podemos permitir que continúen los abusos como la muerte del Capitán Rafael Acosta Arévalo y la duración de la crisis humanitaria que destaca la urgencia de buscar una solución pacífica”, destacó Carlos Trujillo, representante de Estados Unidos en dicho organismo.

Además sostuvo que “existen formas multilaterales para promover acciones que hagan responsable al régimen de Nicolás Maduro. Apoyamos las acciones de la Asamblea Nacional y el trabajo de monitoreo de la CIDH”.

Por su parte la representante de Costa Rica, Montserrat Solano Carboni, alegó que “se pudo comprobar que en los centros de reclusión en Venezuela se sometieron a la mayoría de hombres y mujeres a torturas, tratos crueles e inhumanos”.

“Se documentó varios casos de detenciones arbitrarias por expresar opiniones en redes sociales contrarias al régimen de Nicolás Maduro. Los servicios de inteligencia son señalados de responsables”, expresó.

El Embajador de Barsil en la OEA, manifestó que “no se puede caer en la complacencia frente a las prácticas autoritarias del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro, quien ignora de manera cruel el sufrimiento de su pueblo”.

Wendy Acevedo de El Salvador añadió que “la situación que enfrenta Venezuela ha derivado en una crisis migratoria y de refugiados sin precedentes en la región, ha sido exacerbada por las acciones atentatorias contra los DDHH del pueblo venezolano”.

El colombiano Alejandro Ordóñez, indicó que “como bien lo reconoce el informe presentado por Michelle Bachelet, en los últimos años el gobierno ha tratado de imponer una hegemonía comunicacional, imponiendo su propia visión de los hechos”.

Guatemala por su parte asestó que “no pueden permanecer insensible frente a patrones de violaciones de los derechos humanos en Venezuela como las cometidas con el Capitán Rafael Acosta Arévalo y el joven Rufo Chacón”.

El secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, en dicho orden soltó que “la crisis de violación de DDHH que enfrenta Venezuela ha sido objeto de especial atención, la misma ha derivado de una grave crisis política, social, económica y en general por la audiencia del Estado de derecho”

La CIDH recibió con alarma la información pública referente a la muerte del Capitán Rafael Acosta Arévalo por evidentes actos de torturas mientras estaba en custodia del Estado. La falta de respuesta representa una profunda preocupación”, recalcó, asumiendo que “las medidas cautelares han sido otorgadas para el que se encuentre en una extrema situación de vulnerabilidad. La CIDH también mantiene medidas otorgadas para personas con enfermedades como hemofilia y VIH que no tienen acceso a medicamentos”.

A su vez Paraguay respaldó “el establecimiento de un mecanismo especial de investigación de los hechos relacionados con denuncias de desaparición forzada, torturas y detención arbitraria en Venezuela”.

Por otro lado, diversas organizaciones que luchan por los derechos humanos, como Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW), comparecieron este miércoles ante la OEA para denunciar el clima de abusos “sistemáticos” que se vive actualmente en Venezuela.

“El diagnóstico es claro”, subrayó la investigadora de HRW Tamara Taraciuk Broner, quién a continuación enumeró algunas de las principales violaciones de derechos humanos perpetradas, según su organización, por el Gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Taraciuk Broner hizo referencia a las ejecuciones extrajudiciales, las torturas o las injerencias en el sistema judicial, todas ellas violaciones llevadas a cabo por las autoridades venezolanas con claro objetivo: “Aferrarse al poder”.

“Hemos documentado que las Fuerzas de Seguridad cometieron abusos sistemáticos. No se trata de acciones de un agente determinado, sino que forman parte de un patrón”, denunció.

En un sentido similar se expresó la abogada venezolana Tamara Sujú, directora ejecutiva del Instituto Casla, quien habló de la “institucionalización de la tortura en Venezuela”, ejecutada “de forma sistemática” por la Fuerza de Acciones Especiales (Faes) de la Policía Nacional Bolivariana o por agentes cubanos que se encuentran en el país petrolero.

En Venezuela nada se ejecuta sin que Nicolás Maduro y su estructura criminal lo sepan“, sostuvo Sujú.

La representante de Argentina, Paula Bertol, destacó que “todos coinciden sobre la gravedad de lo que pasa en Venezuela y tenemos el caso reciente del Capitán Acosta Arévalo. El régimen ilegítimo de Nicolás Maduro viola de manera sistemática los DDHH de sus ciudadano”.

Cabe destacar que la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, elaboró un informe sobre la situación en Venezuela.

El informe –elaborado a partir de 558 entrevistas con víctimas y testigos de las “graves vulneraciones” de los Derechos Humanos en Venezuela a raíz de la reciente visita de Bachelet y de “otras fuentes”– acusa al Gobierno de reducir el espacio democrático e incumplir su obligación de garantizar la comida y atención médica, recomendando medidas concretas para revertir esta “compleja” situación “de inmediato”.

Por su parte, el mandatario venezolano, considerado de facto por más de 50 países, la OEA y la oposición, acusó a Bachelet de ceder a las presiones de Estados Unidos haciendo de su informe sobre la situación en Venezuela “un peligroso eslabón para la intervención” en la nación caribeña.

Con información de Europa Press y EFE

Comments

Comments are closed.