El representante de Venezuela ante el Grupo de Lima, Julio Borges, se pronunció este domingo para denunciar la desaparición de los oficiales Rupert Molina, Luis De La Sotta e Igber Marín, quienes se encontraban detenidos en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

“Hacemos responsable a -Nicolás- Maduro de lo que pueda ocurrirles. La comunidad internacional debe actuar para evitar más víctimas de la tortura”, declaró el dirigente opositor según reseñó El Pitazo.

La defensora de los Derechos Humanos, Tamara Suju, había informado el pasado sábado que a los familiares no se les ha permitido llevar comida a los detenidos, tampoco medicinas o ropa. Asimismo, afirmó que funcionarios de la Dgcim han rechazado presentarles una fe de vida.

De acuerdo con Suju, Molina, De La Sotta y Marín cuentan con medidas cautelares.

Comments

Comments are closed.