Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países, la OEA y la oposición, anunció la noche de este viernes que el gobierno de Nicolás Maduro, considerado de facto por las mismas instancias, se llevó detenidos a dos de sus escoltas que estaban resguardando a su familia en Caracas mientras se encontraba encabezando protestas en Trujillo.

“Régimen cobarde secuestra a miembros de mi equipo Erick Sánchez y Jason Parisi que estaban en Caracas resguardando a mi familia mientras me encuentro en Trujillo. La naturaleza del régimen, su temor, divisiones y contradicciones son el mayor obstáculo para una solución pacífica“, escribió Guaidó en su cuenta en Twitter.

“La naturaleza del régimen, su temor, divisiones y contradicciones son el mayor obstáculo para una solución pacífica”, agregó, a propósito de la mesa de negociación bajo la mediación de Noruega.

Aseveró que con estas nuevas detenciones el chavismo intentará acusarlo de delitos a través de montajes, lo que se conoce en Venezuela como “montar una olla”, mediante testimonios obtenidos bajo tortura.

Probablemente Erick y Jason están siendo torturados en este momento. El régimen intentará montar una nueva olla, sepan que no nos vamos a detener hasta recuperar la libertad y el respeto a los Derechos Humanos en Venezuela”, expresó.

Por su parte, el Centro de Comunicación Nacional, que ejerce de oficina de prensa de Guaidó, ha hecho un llamamiento a la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, ante las “graves y persistentes violaciones de Derechos Humanos”.

Las declaraciones de Guaidó se producen horas después de que acusara a la administración de Maduro de intentar “confundir” a los venezolanos y a la comunidad internacional sobre el resultado de las conversaciones celebradas esta semana en Barbados, advirtiendo de que “aquí nadie se deja joder”.

Comments

Comments are closed.