El gobierno español indicó este jueves que presentó una demanda contra los descendientes del dictador Francisco Franco para exigir la devolución de una mansión adquirida a su entender de manera ilegal.

Fiscales del Estado presentaron la demanda el miércoles por la propiedad de Pazo de Meiras en Galicia (noroeste), dijo el ministerio de Justicia en un comunicado.

La demanda argumenta que la compra en 1941 de la histórica propiedad, utilizada por Franco como residencia de verano, “fue simulada y fraudulenta”.

“El escrito reclama la propiedad del inmueble para el Estado por su forma de adquisición, su administración mediante fondos y personal públicos, y el uso que se le dio al inmueble durante la dictadura“, afirma.

Tras la muerte de Franco en 1975, sus herederos continuaron utilizando la mansión, que actualmente pertenece a sus nietos.

La residencia, construida entre 1893 y 1907, fue declarada monumento de interés cultural por el parlamento regional de Galicia el año pasado, lo que significa que debe ser abierto al público.

Pero los descendientes de Franco han cuestionado esta decisión respondiendo que se trata de una propiedad privada.

El gobierno socialista intenta sin éxito desde hace un año retirar los restos de Franco de la monumental basílica en las afueras de Madrid que se hizo construir el mismo dictador, para enterrarlo en un lugar más discreto.

El asunto se ha convertido en un pulso judicial entre el ejecutivo y los descendientes del dictador que dirigió España entre 1939 y 1975 tras ganar la guerra civil ocasionada por el golpe de Estado militar de 1936.

AFP.

Comments

Comments are closed.