El petrolero iraní interceptado por las autoridades británicas frente a las costas de Gibraltar no se dirigía hacia Siria, como afirmó Londres, declaró este domingo el viceministro de Relaciones Exteriores iraní, Abas Araghchi.

El buque, el “Grace 1”, “transportaba petróleo iraní”, declaró Araghchi en una rueda de prensa en Teherán.

“Al contrario de lo que dijo el gobierno británico, el destino del petrolero no era Siria […], iba a otra parte“, agregó, sin precisar adónde.

Según él, la embarcación es un “petrolero gigante con capacidad de 2 millones de barriles”, por lo que “no le era posible pasar por el Canal de Suez” para acceder al Mediterráneo.

El “Grace 1” fue interceptado el jueves frente a las costas del territorio británico de Gibraltar, en el extremo sur de la península Ibérica, tras una operación que Irán tildó de acto de “piratería” en alta mar.

Según las autoridades de Gibraltar, la interceptación del navío, al contrario, tuvo lugar en aguas territoriales británicas, pero en una zona reivindicada por España, que considera Gibraltar como parte integrante de su territorio.

“Tenemos razones para creer que ‘Grace 1’ llevaba su carga de petróleo crudo a la refinería de Banias en Siria“, propiedad “de una entidad sujeta a las sanciones de la Unión Europea contra Siria” y que se trataba de una “violación” de las sanciones, indicó el jefe de gobierno de Gibraltar, Fabian Picardo.

Teherán exigió la liberación “inmediata” del petrolero, pero la Justicia británica autorizó su inmovilización hasta el 19 de julio.

Reiterando la determinación de Irán a hacer “valer [sus] derechos” por todos los medios, Araghchi expresó su esperanza de que “pronto” se encuentre una solución por la vía “diplomática”, a falta de “una acción de la justicia”.

AFP.

Comments

Comments are closed.