El enviado especial de EE UU para Venezuela, Elliott Abrams, aseguró este martes que espera que la llegada al país norteamericano del antiguo jefe de Inteligencia venezolano, el general Cristopher Figuera, anime a otros funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro a tomar la misma decisión.

“Cuando (Figuera) abandonó el régimen le quitamos las sanciones. (…) Ahora va a decir cosas sobre el régimen que quizás para otros funcionarios (venezolanos) sean desconocidas y que puedan ayudar a cambiar su opinión“, argumentó Abrams en una rueda de prensa en la sede del Departamento de Estado.

El diplomático explicó que Figuera no se encuentra “bajo detención” en Estados Unidos, aunque expresó interés por parte de las autoridades estadounidenses de dialogar con él sobre Maduro y Venezuela.

No está bajo detención, es un hombre libre. Me gustaría hablar con él, tanto yo como otras autoridades. Tiene muchas cosas interesantes de las que hablar sobre (el presidente de Venezuela, Nicolás) Maduro y la vida en Venezuela“, dijo.

El diplomático señaló que el Gobierno estadounidense no ha sido el responsable de la llegada del general Figuera al país, pero reconoció que está “feliz” de que el que fuera jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) se encuentre en Estados Unidos.

La llegada del general Figuera se hizo pública este lunes a través de una entrevista con el diario The Washington Post, en la que el exjefe del Sebin afirmó haber llegado al país con un “tesoro”, en referencia a secretos de Maduro.

Figuera, que había estado dos meses escondido y protegido, acusa al Gobierno venezolano de negocios ilegales de oro, habla de la presencia de células del grupo chií libanés Hizbulá en Venezuela y destaca la influencia de Cuba en Maduro, según el diario estadounidense.

La información difundida este lunes por el medio se basa en declaraciones de destacados opositores venezolanos, funcionarios de EE UU y doce horas de entrevistas exclusivas con Figuera, las primeras que concede a un gran medio de comunicación.

Figuera, de 55 años, ha reconocido como presidente legítimo de su país a Juan Guaidó, líder de la oposición, aunque sigue siendo de corazón “chavista”, pues fue durante una década el jefe de seguridad del fallecido presidente Hugo Chávez, el padre de la Venezuela socialista y el mentor de Maduro.

El que fuera director del Sebin apuntó en esa entrevista que no se arrepiente de haberse levantado contra Maduro, pese a que el intento de sacar a este del poder fracasó y se puso en manos de agentes estadounidenses en Colombia.

El periódico indica que la oposición y los estadounidenses “han celebrado una parcial victoria con la deserción de Figuera“, porque evidencia “que han sido efectivos y que su esfuerzo se mantiene vigente incluso después del levantamiento fallido”.

La tensión política se ha recrudecido desde enero en Venezuela, cuando Maduro juró un nuevo mandato de seis años tras ganar unas elecciones que fueron tachadas de fraudulentas por la oposición y, en respuesta, Guaidó, líder del Parlamento, se proclamó jefe de Estado interino. EFE

Comments

Comments are closed.