En entrevista para ALnavío, la eurodiputada Beatriz Becerra reiteró su respaldo a la lucha porque “la democracia regresa a Venezuela” pese a su salida de la Eurocámara, a propósito de la incorporación de Leopoldo López Gil como eurodiputado, a quien le brindará asesoramiento.

“Estaré de por vida al pie del cañón en hacer todo lo que esté en mi mano para que la democracia regrese a Venezuela. Tanto por lo que conozco, como por mis contactos. Leopoldo López tiene una oportunidad extraordinaria. Me he ofrecido a él al igual que a otros líderes para ayudar en lo que pueda. Veremos en qué se concreta”, comentó Becerra.

A pesar de su nacionalidad española, a lo largo de su carrera política Becerra ha tenida una participación activa en las denuncias contra el Gobierno de Nicolás Maduro, y antes de él, el fallecido ex presidente Hugo Chávez.

Cuestionada por este estrecho vínculo con la nación latinoamericana, la eurodiputada sostuvo que luego de iniciar su legislatura en el Parlamento Europeo entendió “que en Venezuela se veían amenazados todos los principios democráticos” que ella defiende.

“Los eurodiputados hemos sido portavoces de la democracia en Venezuela, que es lo que defendemos los europeos. Al final, somos el reflejo de lo que 500 millones de europeos han querido hacer”, resaltó.

Becerra también se pronunció sobre las recientes declaraciones ofrecidas por la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Federica Mogherini. Al respecto, consideró que la posición adoptada “se ha ido desvirtuando por la presión de algunos países”, siendo el principal España.

“Creo que se ha puesto de perfil y en estos últimos meses hemos visto que la señora Mogherini se ha escudado dentro de un Grupo de Contacto que no sirve para nada. Reconozco la valentía y responsabilidad con las que ha actuado en otros momentos, pero estoy decepcionada con su posición”, refutó.

Asimismo, Becerra cuestionó los encuentros desarrollados entre los distintos sectores políticos de Venezuela en Noruega, al considerar que esta nación “está muy bien para entregar el Premio Nobel, pero no para introducir un elemento verdaderamente efectivo en un proceso que pasa por evacuar del poder a quien lo está usurpando”.

“En este sentido tenemos que ser coherentes. Y habrá que hacer lo que haya que hacer dentro de nuestro ordenamiento jurídico, dentro de las convenciones internacionales, y dentro del derecho internacional, para que todo lo que no se haga no se convierta en una dejación de funciones y en complicidad con quien está utilizando perversamente los recursos”, concluyó.

Comments

Comments are closed.