Sobella Mejías, esposa de Édgar Zambrano, logró este miércoles ver al primer vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN) tras más de un mes detenido.

“Ayer finalmente pudimos verlo y hablar con él, tiene buena salud. No ha sido maltratado físicamente”, expresó Mejías.

Asimismo, acotó que el diputado “no llegó a sufrir ninguna crisis hipertensiva, ha estado bien, con mucha fortaleza”.

“Ya todos sabemos que él es un preso político (…) su juicio es civil, no es militar. La razón de estar en Fuerte Tiuna es un asunto político”, dijo al tiempo que expresó que además es un hombre “dedicado a tiempo completo a la defensa de la democracia y no debería estar allí”.

Destacó que Zambrano les comentó que “era la primera vez que veía la luz del día y que continuará luchando por la democracia”.

A la visita también pudieron entrar los diputados Oscar Ronderos y Gerardo Márquez, además de Pedro Díaz Blum, coordinador del Grupo de Boston.

Comments

Comments are closed.