España se ha mantenido en el puesto 36 de la lista de los países más competitivos del mundo, según el último ‘Ranking de Competitividad Mundial’, que realiza anualmente la escuela de negocios IMD y que sitúa a la cabeza a Singapur tras destronar a EEUU, que baja al tercer puesto, mientras que Hong Kong repite en segundo lugar.

Los principales frenos de la economía española, según los resultados del ranking de 2019, continúan siendo el desempleo, las limitaciones al emprendimiento, la necesaria transformación digital de las compañías y el limitado dominio de otros idiomas.

Por el contrario, de la última edición se desprende que las principales fortalezas de España están relacionadas con la calidad de vida (alta esperanza de vida, infraestructuras médicas, seguridad) así como con la formación del colectivo de ingenieros.

De este modo, los retos que los expertos del Centro de Competitividad Mundial del IMD establecen para España en el momento actual incluyen fortalecer la sostenibilidad del sistema fiscal para el medio y largo plazo (incluyendo la reforma del sistema de pensiones), desarrollar una formación más alineada con las necesidades de las empresas, impulsar la internacionalización de las empresas, reducir la excesiva regulación existente y promover la digitalización y la adopción de tecnologías innovadoras en diversos sectores empresariales.

RESULTADOS GLOBALES

A nivel general, Singapur ha desbancado a EEUU y se sitúa a la cabeza del ranking, gracias a su avanzada infraestructura tecnológica, la disponibilidad de mano de obra cualificada, las leyes de inmigración favorables y las formas eficientes de establecimiento de nuevas empresas.

EEUU por su parte, aunque continúa liderando en infraestructura y rendimiento económico, pierde su posición de privilegio debido al incremento del precio del combustible, el debilitamiento de las exportaciones de alta tecnología y las fluctuaciones en el valor del dólar, pasando a ocupar el tercer puesto.

A su vez, Hong Kong mantiene su segunda posición ayudada por un entorno benigno de política fiscal y comercial y el acceso a la financiación empresarial.

El resto de las diez primeras posiciones son ocupadas por Suiza (4), los Emiratos Árabes Unidos (5), Países Bajos (6), Irlanda (7), Dinamarca (8), Suecia (9) y Catar (10), que logra colocarse entre los 10 mejores por primera vez desde 2013.

En el extremo opuesto del listado, Venezuela permanece anclada en última posición, ocupando el puesto 63, debido a la crisis política y económica y como consecuencia del impacto de la inflación, el acceso deficiente al crédito y una economía débil.

A su vez, Mongolia repite nuevamente en el puesto 62 del ranking, mientras que Argentina pierde cinco posiciones respecto de la pasada edición y aparece en el antepenúltimo lugar.

Europa Press.

Comments

Comments are closed.