El Comité de Asuntos Exteriores del Senado canadiense recomendó este martes que Ottawa siga proporcionando ayuda humanitaria a la población venezolana y afirmó que no hay una solución “obvia o a corto plazo” a la crisis.

En un informe hecho público hoy y titulado “Venezuela, una transición incierta”, ese comité señala que “una solución política, legítima, sostenible y pacífica a la crisis debe ser dirigida por los propios venezolanos”.

“Al mismo tiempo, el comité cree que Canadá debe seguir proporcionando ayuda humanitaria, tanto directamente a los venezolanos como a los Estados regionales afectados por la crisis de refugiados”, añade el informe.

Canadá ya ha destinado 55 millones de dólares canadienses (41,2 millones de dólares estadounidenses) a ayuda humanitaria y desarrollo en Venezuela.

Los senadores canadienses también consideran que Ottawa debe estar lista “para apoyar la reconstrucción del país en el largo plazo”, aunque reconoce que “no está claro” cuándo Venezuela tendrá “un Gobierno democrático” o se iniciará la transición.

“El comité tiene la firme creencia de que Canadá debe estar preparado para invertir en la ardua labor de reconstrucción y reconciliación que espera en el futuro”, indica el documento.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que Venezuela necesitará unos 40.500 millones de dólares para la reconstrucción de su economía.

El Comité de Exteriores de la Cámara Alta de Canadá, que empezó a estudiar la situación en Venezuela en 2016, ha escuchado el testimonio de varios testigos.

Uno de los puntos más controvertidos de las sesiones ha sido el de la legitimidad del líder opositor Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) de Venezuela, que se declaró presidente interino en enero.

Canadá es uno de los más de medio centenar de países que han reconocido a Guaidó como el presidente provisional al considerar que está amparado por la Constitución venezolana.

Uno de los testigos ante el comité canadiense, Sébastien Dubé, profesor de Ciencia Política de la Universidad del Norte en Barranquilla (Colombia), declaró que la decisión de Guaidó no estaba legitimada por la Carta Magna.

“Constitucionalmente, la única forma de que el presidente de la Asamblea Nacional asuma provisionalmente la Presidencia es si el presidente está permanentemente incapacitado para servir entre la elección y la inauguración”, señaló Dubé.

“De acuerdo a mi entendimiento de la Constitución, el presidente de la Asamblea Nacional, Guaidó, no tiene el derecho constitucional de proclamarse presidente”, añadió el profesor canadiense.

El jefe del Comité de Asuntos Exteriores del Senado, el senador A. Raynell Andreychuck, dijo en un comunicado que “para que el país emerja de esta crisis, el pueblo venezolano debe tener la oportunidad de determinar el liderazgo de su país a través de elecciones libres y justas”.

EFE

Comments

Comments are closed.