Un grupo de venezolanos inició este lunes una huelga de hambre en Barak, un centro penitenciario en Curazao, para exigir su liberación tras ser detenidos por su estatus migratorio.

En declaraciones a Caraota Digital, el abogado venezolano y defensor de los Derechos Humanos, José Antonio Oropeza, denunció el hecho al resaltar que se trata de inmigrantes que huyeron de la crisis en la que se encuentra sumida su país de origen.

“Lo preocupante es que hasta los que gozan de asilo político se encuentran detenidos. Eso viola la declaración Universal de Derechos Humanos”, expresó el también especialista en derecho internacional.

Los apresados aseguraron que mantendrán la huelga de hambre de manera indefinida hasta que las autoridades venezolanas resuelvan su situación jurídica.

“Los detienen en los centros de trabajo. Las autoridades de esos países alegan que la condición de todos es ilegal”, acotó Oropeza.

Comments

Comments are closed.