El obispo de la Diócesis de San Cristonbal, estado Táchira, Monseñor Mario Moronta, realizó una celebración eucarística en conjunto con varios sacerdotes del mencionado estado con la finalidad de condenar el agravio que sufrió la iglesia de Fátima, cuando un grupo de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), ingresaron con sus motos y posteriormente lanzaron bombas lacrimógenas en su interior.

Al final de la celebración el monseñor dio unas palabras a los feligreses manifestando la intención de mantenerse siempre al lado del pueblo y no del poderoso.

Asimismo, explicó que dirigentes políticos adeptos al chavismo,”tocaron hace 20 días las puertas de la Conferencia Episcopal para saber si tenían derecho de asilo si caía el gobierno”.

Moronta, hizo referencia a este caso dado a que la GNB justificó al agresión contra la iglesia luego de que dos presuntos manifestantes se refugiaron ese día en dicho bien mientras se realizaba la eucaristía, según reseñó El Pitazo.

“Es verdad, es posible que en muchas de nuestras iglesias se puedan refugiar personas perseguidas, nuestras iglesias tienen en todo el mundo derecho de asilo, pero no se olviden que hace unos años ellos también tuvieron que refugiarse en la Iglesia y que no se les olvide que hace veinte días unos líderes del gobierno consultaron con la Iglesia si tenían derecho de asilo si caía el gobierno”, expresó.

De igual manera, recordó que no puede develar los nombres de los funcionarios que estaba pidiendo dicha medida. “Por supuesto la iglesia está abierta para proteger a todos aquellos que sean atacados, a aquellos que requieran una atención. Lo que sí, es que la iglesia no va a ser alcahueta, no va a esconder por esconder, sino proteger para que no se realicen actos contrarios a la vida. La Iglesia va a mantener su actitud de siempre, lo ha hecho a lo largo de 20 siglos, no lo va a dejar de hacer ahora”, sentenció.

Comments

Comments are closed.