El ex presidente del Gobierno de España, Felipe González, aseguró a través de una entrevista con el diario español Clarín, que lo que más sorprende de Venezuela es que haya aún un sector de “la izquierda” que sea complice de una tiranía sin paliativos como la de Nicolas Maduro.

En este sentido acusó al presidente venezolano de lograr algo que parecía imposible. “Destruir un país como Venezuela en un lapso tan reducido”.

“Maduro ha conseguido algo que parecía imposible, destruir un país como Venezuela en un lapso tan reducido pero lo hizo, lo ha destruido institucionalmente, ha destruido la seguridad. Las muertes en Caracas son del mismo porcentaje que de la peor época de Damasco en plena guerra siria. Es lo que nos llama la atención a todos”, dijo.

Por otro lado, reveló que Rusia no planea ayudar a Venezuela en caso de que se presente una intervención militar. Sin embargó reveló que Cuba no tiene mas remedio, ya que su juicio, es un problema “de supervivencia”, mientras que para Moscú solo se trata de ver cómo intercambian algo de los problemas que más le preocupan a Putin con Trump.

“Venezuela es una crisis sobre todo regional que sacudió como ninguna antes a toda a Latinoamericana. En cuánto a Rusia, Putin no se la jugará por Venezuela, eso es obvio. Cuba no tiene más remedio. Para Cuba es un problema de supervivencia. Pero para Moscú se trata de ver cómo intercambia algo de los problemas que más le preocupan a Putin con Trump, quien le deja todo el espacio para que figure como superpotencia en Siria”, añadió.

Por su parte, el político explicó que en Venezuela no es necesario que se de un golpe de Estado, solo basta que los militares de las cuatro fuerzas se pongan de acuerdo para decirle a Maduro “hasta aquí hemos llegado”. Sin embargo, enfatizó que es una condición necesaria pero no suficiente, ya que a su punto de vista habría que negociar si se puede, sino “será como sea”.

Para finalizar, González aseveró que la acción de Rusia sobre el Gobierno de Maduro es “infinitamente menor que la de Cuba”.

En ese sentido, aseguró que el país que más sabe lo que esta ocurriendo en Venezuela es Cuba, mientras que otro país que no tiene a su punto de vista más remedio que saber es Colombia, el cual tiene más de un millón de refugiados venezolanos.

Aquí la entrevista completa:

¿Cómo se observa esta crisis en la región que produce la debacle venezolana?

Lo que más me sorprende sobre Venezuela en América Latina es que haya todavía una parte de la izquierda que sea capaz de sostener a una tiranía sin paliativos como la que representa Nicolás Maduro. Una cleptocracia ligada a los peores y más sucios negocios. Maduro ha conseguido algo que parecía imposible, destruir un país como Venezuela en un lapso tan reducido pero lo hizo, lo ha destruido institucionalmente, ha destruido la seguridad. Las muertes en Caracas son del mismo porcentaje que de la peor época de Damasco en plena guerra siria. Es lo que nos llama la atención a todos.

¿No incluye a Hugo Chávez en esa deriva?

Hugo Chávez crea un modelo que no es sustentable. Pero Chávez tenía algunas diferencias con Maduro.Primero de personalidad. Chávez era un caudillo militar y los militares lo reconocían como un caudillo, incluido Jair Bolsonaro en el año 2005/2006. Chávez, además, tenía instinto de conservación frente al precipicio. Maduro no, sigue destruyendo. Es una “proeza” que se cargue el 60 del PBI, que tenga el número de muertos por habitante más grande del mundo, que provoque un éxodo bíblico de venezolanos.

¿Cómo se sale de eso?

Cuando me dicen de manera simplista en Europa, hay que ir de inmediato a elecciones… Es que no hay censo, no hay Consejo Nacional Electoral, no hay Tribunal Supremo. Bueno,lo hay… a las órdenes de Maduro. Por lo menos tiene que haber un censo y un consejo electoral que garantice los comicios.

Venezuela además es zona de disputa de las potencias mundiales.

Venezuela es una crisis sobre todo regional que sacudió como ninguna antes a toda a Latinoamericana. En cuánto a Rusia, Putin no se la jugará por Venezuela, eso es obvio. Cuba no tiene más remedio. Para Cuba es un problema de supervivencia. Pero para Moscú se trata de ver cómo intercambia algo de los problemas que más le preocupan a Putin con Trump, quien le deja todo el espacio para que figure como superpotencia en Siria.

¿Qué sucede con China?

Para empezar no tiene estrictamente una deuda que cobrar a Venezuela. China tiene un leasing petrolero que le pagan con crudo, lo mismo que tiene con Ucrania en granos. Los chinos deben tener unos 42 o 43 mil millones (de dólares) a recuperar de los 60 mil millones originales. Ese compromiso con Venezuela no es comparable con los más de 200 mil millones que ha comprometido en la región. Los chinos de verdad son pacientes, ven el largo plazo y no se van a jugar por Venezuela. Ahora quiero sí decir algo, no me resultará aceptable que vuelva a ocurrir como sucedió con Stalin o con Hitler que haya gente que diga “hombre, nosotros es que no sabíamos”. Porque obviamente Maduro va a salir, y cuando salga va a aflorar todo el horror. Quien hoy no sabe lo que sucede en Venezuela, es porque no quiere saberlo.

La situación actual es muy preocupante con los militares dominando.

Las bayonetas sostienen a Maduro

¿Es una situación no permanente?

Creo que estamos en el final de este ciclo. Como no tengo carácter Caribe no anticipo el día D ni la hora H, una costumbre que tienen mis amigos. Hablé con Leopoldo (López). También hablaré con Juan (Guaidó). Sigo al tanto de lo qué pasa. Creo que estamos al final. Sin ser demasiado específico, afirmo que las conversaciones (con los generales) han existido y hubo bastante engaño. Veo a la inteligencia cubana tendiendo trampas. Pero hace dos años estos contactos no existían,. Por lo tanto algo se esta precipitando,

¿Qué se supone que ocurrirá?

En Venezuela no es necesario un golpe de Estado, alcanza con que los militares de las cuatro fuerzas se pongan de acuerdo para decirle a Maduro hasta aquí hemos llegado. Retiramos las bayonetas y usted no tiene piso. Esto es una condición necesaria pero no suficiente. Creo que habría que negociar si se puede, sino será como sea, la salida de Maduro y de su grupo. Y conformar un gobierno de transición durante dos meses que tiene que ser inclusivo. Se necesita, además, del ejército para restaurar un cierto grado de seguridad, porque hay estados tomados por la criminalidad. Y contar con una figura que no se ve todavía clara, que sea capaz de dar credibilidad respecto al rescate económico de Venezuela.

Trump y Putin conversaron el viernes sobre Venezuela y esta semana se reúnen ambos cancilleres. ¿Es Rusia la llave de esto?

La acción de Rusia sobre el régimen es infinitamente menor que la de Cuba. Quién más sabe de lo que pasa en Venezuela es la inteligencia de Cuba. Otro país que no tiene más remedio que saber es Colombia, que tiene un millón y pico de refugiados. Con un número similar reventó Europa, toda la UE de 500 millones de habitantes y US$ 30 mil dólares per capita. También sabe bastante la inteligencia militar brasileña. Y sabe mucho menos EE.UU. Y lo que sabe no lo operan racionalmente porque es imposible operar racionalmente con un presidente como Trump. El 5 de enero de 2018, cuando asumió Maduro, EE.UU. no tenía ninguna decisión sobre qué hacer con Venezuela, salvo el deseo de Trump de ofrecer un triunfo político internacional con la cabeza de Maduro.

Comments

Comments are closed.