La Fuerza Armada Nacional (FAN), desempeña un rol decisivo en la crisis política del país. La orden del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, en donde llamaba a los militares a unirse al lado correcto de la Constitución el pasado martes luego de la liberación del Leopoldo López, puso en evidencia que dentro de las Fuerzas Armadas existe una diferencia política e ideológica pese a que ha sido una institución que ha mantenido estrechos lazos con el Gobierno venezolano.

El ejercito venezolano, cuenta con al menos 123.000 miembros, aproximadamente lo mismos que España mientras que es casi un tercio que Brasil, el cual es el mayor de la región con al menos 334.500 funcionarios y menos de una décima parte que el de EEUU, quien tiene 1.359.450, según cifras del Instituto Internacional de Estudio Estratégicos. Unos 100.000 efectivos militares venezolanos están adscrito a la Armada, la Marina y Fuerza Aérea. Los 23.000 restantes forman la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), reseñó el diario español, El País.

Respecto a la milicia venezolana la cual está compuesta por civiles y militares retirados, el Gobierno aseguró que hay al menos 2 millones. Sin embargó, Rocío San Miguel, quien es una experta militar venezolana, reveló que no son más de 20.000 los que realmente tienen la formación necesaria para combatir. “Muchos son empleados públicos. La mayoría no ha disparado un tiro jamás. La inscripción es el único requisito y hacerlo es una manera rápida de entrar en la maquinaria del régimen”, explicó San Miguel, que preside la ONG Control Ciudadano.

La transformación

La acometida del chavismo en 1999, fue acompañada de una profunda renovación de las Fuerzas Armadas venezolanas. “Se convirtieron en un garante de la revolución”, explicó San Miguel mediante vía telefónica desde Caracas. La transformación se aceleró en 2006 con el embargo de armas al que le sometió EEUU, hasta entonces su principal vendedor de armamento junto a Italia y el Reino Unido. El bloqueo de Washington forzó al fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chavéz, a buscar en Rusia su nuevo socio estratégico. Con el alto precio del Crudo en aquellos instantes, Chavéz inició una relación bilateral con acuerdos multimillonarios para la compra de armamentos.

Otros aliados

Por su parte, países como Irán y Turquía son otros aliados que mantienen una estrecha relación con el país suramericano. Decenas de cadetes venezolanos se han graduado en la Academia Militar de Minsk. Por otro lado, el Gobierno de Maduro le ha comprado al de Lukashenko múltiples artefactos militares. Teheran por otro lado le ha suministrado drones, además de anunciar en diciembre el año pasado que tiene pensado enviar un buque de guerra a lo largo de este año a aguas venezolanas.

La crisis economica por la que se encuentra atravesando actualmente Venezuela debido a la caída del precio del crudo, ha afectado a la capacidad del Gobierno para sostener su gasto en armamento, según datos del Instituto Internacional de Estudio para la Paz de Estocolmo (SIPRI), el país no importó ningún arma en los últimos dos años. Sin embargo la situación del Ejército no fue así siempre. Según informe del mencionado instituto, reveló que desde 1958 la FAN han negociado su apoyo al Gobierno a cambio de “dinero, poder y prestigio”. La Administración de Hugo Chávez (1999-2013) fortaleció su posición. El presidente llevó a militares a puestos de Gobierno y lanzó programas que permitieron la modernización de su armamento militar, logrando que en ese período alcanzara su máximo nivel llegando en el 2006 superar el de Brasil.

Para leer la nota completa haga clic AQUÍ.

Comments

Comments are closed.