El presidente de EEUU, Donald Trump, habló este viernes durante más de una hora con su homólogo de Rusia, Vladímir Putin, sobre la situación en Venezuela, además de sobre Ucrania, Corea del Norte y un posible “acuerdo nuclear” nuevo que incluiría potencialmente a China.

El presidente reiteró la necesidad de una transición pacífica” en Venezuela, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en declaraciones a los periodistas.

La llamada telefónica se produjo mientras el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, y el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, visitaban el Pentágono para estudiar posibles opciones militares sobre Venezuela.

Preguntada al respecto, Sanders reiteró que “todas las opciones están sobre la mesa” ante la crisis política que vive el país suramericano.

El presidente va a hacer lo que se requiera si es necesario“, subrayó la portavoz de Trump.

En su conversación con Putin, el mandatario estadounidense dejó “claro que Estados Unidos está del lado del pueblo de Venezuela”, según Sanders, que evitó criticar las acciones de Rusia en el país suramericano, como han hecho otras figuras de la Casa Blanca.

“El presidente estuvo centrado en la llamada en cómo ayudar al pueblo de Venezuela y asegurarse de que consiguen los alimentos y ayuda que necesitan”, explicó la portavoz.

La contradicción

Trump, contradijo la postura oficial de su Gobierno al asegurar que su homólogo ruso, Vladímir Putin, no quiere intervenir en Venezuela, mientras el Pentágono debatía opciones militares ante la crisis política en el país suramericano.

Después de hablar por teléfono durante más de una hora con Putin, Trump ofreció una lectura sorprendente de una conversación sobre Venezuela que prometía estar cargada de tensión, dado que Washington y Moscú se acusan mutuamente de prolongar la crisis política en el país mediante acciones intervencionistas.

“Creo que es una conversación muy positiva, la que he tenido con el presidente Putin sobre Venezuela”, aseguró Trump a los periodistas después de concluir la llamada.

“Él (Putin) no está pensando en absoluto en implicarse en Venezuela, más allá de que quiere ver que ocurra algo positivo en Venezuela, y yo siento lo mismo”, subrayó el presidente antes de reunirse con el primer ministro de Eslovaquia, Peter Pellegrini.

Las declaraciones de Trump marcan un fuerte contraste con la postura expresada hasta ahora por la Casa Blanca y el Departamento de Estado, que han responsabilizado a Rusia y Cuba de la permanencia en el poder del presidente venezolano, Nicolás Maduro, al que ni EE.UU. ni otros 50 países reconocen como legítimo.

Apenas tres horas antes de que Trump hablara a la prensa, su asesor de seguridad nacional, John Bolton, escribía en Twitter que “Maduro solo se está aferrando al poder debido al apoyo de Rusia y Cuba, las únicas fuerzas militares extranjeras en Venezuela”.

“Estados Unidos no tolerará ninguna interferencia militar extranjera en el continente americano”, advirtió Bolton.

Las críticas a Moscú en relación con Venezuela, no obstante, han llegado hasta ahora casi siempre del entorno de Trump y no del propio presidente, que el pasado martes amenazó con sanciones a Cuba por su presunto respaldo militar a Maduro, pero no mencionó a Rusia.

En la llamada, Putin se mantuvo firme en su postura oficial, al pedir que se deje a los venezolanos definir su futuro y advertir de que “la injerencia externa” y “los intentos de cambio de poder por la fuerza socavan las posibilidades de una solución política a la crisis”, según un comunicado del Kremlin.

Otra posible causa de las palabras amables de Trump hacia Putin es su voluntad de “aumentar el comercio” con Rusia y de cerrar un posible acuerdo a tres bandas con China sobre sus respectivos arsenales nucleares, dos puntos de los que el mandatario estadounidense también habló en su llamada con el ruso.

En cualquier caso, el tono de la conversación entre Trump y Putin choca con el de la mantenida este miércoles entre el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, en la que se acusaron mutuamente de dar pasos “agresivos” o “desestabilizadores” en Venezuela.

EFE

Comments

Comments are closed.