El economista Luis Vicente León, desestimó este viernes la convocatoria realizada por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, a un paro en el país como medida para presionar por un cambio de Gobierno.

“Para el objetivo de provocar cambios políticos, las sanciones generales han sido muy decepcionantes en la historia. Plantear además un paro nacional, al estilo Gillette: “lo que a una se la pasa (sanciones) la segunda lo repasa (paro)” es aún más retador, por decir lo menos”, escribió el presidente de Datanálisis en su Twitter.

Segn consideró, la situación económica del país ya se encuentra en “su peor momento económico”, por lo que pedir al sector empresarial que asuman el costo de “parar lo poco que están haciendo y a los trabajadores que no trabajen (ni reciban ingresos que requieren para vivir a diario) es una solicitud claramente insostenible”.

“El riesgo de un paro escalonado es que la población amplifique su dependencia a las migajas entregadas por el gobierno, que será el único con capacidad de repartirlas, financiado por sus aliados: Rusia, China, Turquía… Y entonces el paro podría tener un efecto boomerang”, recalcó.

Comments

Comments are closed.