Fuentes del sector financiero aseguraron que el Banco Central de Venezuela (BCV) obliga a bancos comerciales a distribuir millones de euros en efectivo a empresarios y personas naturales, provenientes de la venta de las reservas de oro.

De acuerdo con las fuentes que prefirieron mantenerse en el anonimato, el nuevo mecanismo se ha implementado debido a la imposibilidad del ente estatal de adquirir las materias primas en el exterior y venderlas a empresas locales en bolívares, esto producto de las sanciones estadounidenses que pesan sobre el BCV y que restringen las transacciones en divisas con el extranjero.

Por tanto, desde el pasado mes de febrero la entidad financiera estatal habría optado por usar los fondos provenientes de la venta de oro y distribuirlos en los bancos comerciales del país, y estos a su vez venderlos a empresarios para que compren los suministros necesarios para la producción.

Según explican las fuentes reseñadas por Reuters, este mecanismo no resuelve el problema de las transacciones en divisas con el extranjero, pues así como la sanción prohibitiva aplica sobre el BCV, los bancos comerciales tampoco tienen la posibilidad de permitir a sus clientes realizar operaciones con sus proveedores en el extranjero.

“Las instituciones financieras locales cuentan con pocos bancos globales que le sirvan de intermediarios y prefieren trabajar con cautela a la hora de mover fondos al exterior, por temor a perder esos servicios bajo las sanciones vigentes”, reseña Reuters.

Otro de los defectos que señalan los consultados son las represalias impuestas por el BCV en caso de que las entidades bancarias no logren vender a totalidad los 6 millones de euros en efectivo que asigna la entidad estatal.

Reuters apuntó que la multa es del 5% del monto no entregado.

“Es un mecanismo obligatorio e imperfecto”, recalcó una de las fuentes.

Ganancia para las empresas

Algunas instituciones financieras sin embargo señalan que prefieren este mecanismo, pues la tasa oficial que maneja el BCV a través del Dicom resulta mucho más atractiva que la tasa paralela que se maneja en gran parte de la economía venezolana, lo que les permite una ganancia cambiaria.

Por otra parte, en los comercios mejor surtidos con insumos alimenticios, ropa o calzado, es común encontrarse con que acepten divisas como método de pago, por lo que el sector laboral exige ser remunerado en moneda extranjera.

Otra medida de los empresarios es ofrecer salarios en bolívares y otorgar bonificaciones en divisas.

“En la práctica lo que más funciona son las entregas de los euros en efectivo a los clientes”, afirmó la fuente. Agregó que una empresa está comprando “alrededor de 20.000 euros en billetes en promedio”.

Comments

Comments are closed.