La policía arrestó este jueves a cinco personas durante una protesta delante de la embajada de Caracas en Washington, tres de ellas pertenecientes al grupo de activistas estadounidenses que tienen tomada la sede y a dos venezolanos ofuscados que los atacaron.

Los tres primeros arrestos se produjeron en la mañana cuando los venezolanos que protestan contra la presencia de los activistas en la sede diplomática – que se extiende desde hace más de dos semanas – atacaron a los militantes de izquierda que querían introducir comida en el edificio.

La policía esposó en el suelo a un anciano activista que intentaba lanzar paquetes de comida hacia el recinto y también a un venezolano que intentaba impedirlo. Después otra activista también fue arrestada en las escaramuzas, constató una periodista de la AFP.

“En el día arrestaron a tres los nuestros”, dijo a la AFP Medea Benjamin, militante de Code Pink, una de las organizaciones que conformaron el Colectivo para la Protección de la Embajada, que desde hace dos semanas y y media, viven en la sede diplomática, con la anuencia del gobierno de Nicolás Maduro.

Los activistas quieren impedir la entrada de la delegación del líder opositor Juan Guaidó, reconocido por Estados Unidos y más de 50 países como presidente interino.

Desde el fallido intento de levantamiento de un grupo de militares contra Maduro el martes, se registraron protestas espontáneas de venezolanos que quieren recuperar la sede diplomática.

Es un insulto a nuestra cultura, a nuestro espacio, a nuestra casa“, dijo a la AFP una venezolana de 28 años que pasó la noche en una carpa delante del recinto mientras un grupo de personas vigilaban las entradas para evitar que los activistas entraran suministros, aunque a media tarde los militantes lograron romper el asedio.

En la tarde otra venezolana fue arrestada en los altercados. Ambos manifestantes contrario a la toma de la embajada ya fueron liberados, dijeron a la AFP fuentes de las organizaciones de la diáspora.

“Me mostraban bananas”

El edificio de cuatro plantas, ubicado en el elegante barrio de Georgetown, está cerrado al público desde que la mayoría de diplomáticos dejara el país tras perder su estatuto, después de que Estados Unidos se convirtió en uno de los primeros países en reconocer a Guaidó en enero.

Los últimos diplomáticos acreditados salieron de las instalaciones el 24 de abril y desde entonces los activistas que denuncian un golpe de estado en Venezuela custodian el edificio.

Los dos grupos estuvieron todo el día gritándose y compitiendo por quién subía la música más fuerte. Si los activistas colocaban música de Silvio Rodríguez, los venezolanos respondían con canciones de Carlos Baute y cacerolazos. En medio de los intercambios de consignas también se registraron insultos.

“Fueron muy violentos durante toda la protesta (…) me comparaban como un mono, me mostraban bananas“, contó a la AFP Geroge Roy, un activista negro que forma parte del colectivo que vive en el embajada.

Benjamin denunció que los manifestantes venezolanos fueron muy violentos y lamentó que según ella “la policía no fue justa”.

AFP.

Comments

Comments are closed.