Para Cayetana Álvarez una prohibición de hablar con periodistas o los guardias apostados en las afueras de la residencia de Leopoldo López no fue impedimento para ingresar clandestinamente a su hogar y lograr una entrevista con el líder de la oposición venezolana.

Mezclada entre dos chicas más del equipo de Lilian Tintori, defensora de los Derechos Humanos y esposa de López, atravesó el camino hasta el lugar que se había convertido en la nueva cárcel del dirigente.

“Los cinco guardias bolivarianos que a esas horas, de siesta española, vigilaban la puerta apenas me miraron. Y yo tampoco a ellos. Crucé el patio con el corazón apretado”, cuenta la periodista en una crónica publicada por El Mundo.

Todo esto ocurrió el pasado 28 de enero, aunque Álvarez no había revelado el encuentro por temor a que el Gobierno de Nicolás Maduro tomara represalias contra el entrevistado.

En el transcurso del día, el líder de Voluntad Popular contó cómo enfrentó los meses que estuvo tras las rejas en Ramo Verde, así como su día a día en su arresto domiciliario.

“Sí, entreno todos los días. Como en la cárcel. Me despierto sobre las 5. A las 6 salgo al patio para que los guardias me hagan la primera foto con el periódico del día. ¡Soy un delincuente, ya sabes! Cuatro fotos al día… Luego, a partir de las 6:30 hasta las 11 o 12 de la noche, trabajo sin parar. Hablo con unos, con otros. Con los de dentro, con los de fuera. Coordino, planifico, organizo…”, comentaba Leopoldo.

Una diferencia que destacó fue el poder estar trabajando arduamente desde su hogar a través del celular, algo que no podía hacer durante su estadía en Ramo Verde.

“He estado un año y medio al teléfono, con este pinganillo colgado al oído, hablando y hablando.”

“¿Y nadie te lo ha impedido?”, preguntó ella.

“¡Es una revolución democrática y constitucional por whatsapp!”, respondía Leopoldo.

“No te imaginas, Cayetana… Estuve casi cuatro años sin comunicación alguna con el exterior. Sólo dos o tres veces conseguí que me dejaran un *’perolito’. Era como si un cohete me llevara a la luna”, agregó.

Por último, la también candidata al Congreso español por el Partido Popular quiso conocer sobre la relación con los militares. Leopoldo le aseguró que hasta hace unos meses había delegado la comunicación a terceros, aunque para el momento de la entrevista ya la comunicación era directa y fluida.

“He podido decírselo a militares importantes en activo: Nosotros soñamos con ponerles a ustedes en el pecho una condecoración por haber hecho bien su trabajo. Por haber defendido la democracia y el Estado de Derecho. Por haber ejercido su talento operativo y estratégico con brillantez y provecho para la nación”, concluyó Leopoldo.

Para leer la crónica completa, haga click aquí.

Comments

Comments are closed.