Carolina Pérez, hija de Carlos Andrés Pérez, señaló este viernes que en la época de los años 80 “todos estábamos contentos, una vida donde se podía comprar cosas, podías caminar en una calle, irte a bañar en la playa una madrugada. Muchas cosas que la gente joven no conoce”.

“Podías irte a comer una arepa a las 4 de la mañana. Ahorita es imposible, no están abiertas y si está abierta el precio es impagable con un sueldo de 18mil bolívares. Este dolor que se vive en Venezuela no se había vivido nunca. Nos dejamos arropar por el sentimiento tan horrible que es la antipolítica y caímos en esta desgracia que estamos viviendo hoy”, dijo.

Destacó que en esa época había problemas pero se podía salir, hablar, comer, al tiempo que comentó que su papá era muy activo, “quería cambiar la Venezuela que se estaba viviendo”.

“Mi papá quería lograr una economía abierta, no depender del petróleo, abrir a Venezuela al mundo (…) pero cuando mi papá decidió que se iba a lanzar a la reelección para nosotros fue un golpe como familia. Es interesante pero traumático ser la hija de un presidente”, contó.

Durante una entrevista ofrecida al periodista Román Lozinski en Éxitos, manifestó que “no era Carlos Andrés Pérez a quien querían destruir, era a la democracia. Aquí había un complot desde hace mucho tiempo. Nadie entendía que estábamos cayendo en una trampa terrible”.

“Yo he visto dos veces llorar a mi padre: el día que murió mi hermano y el día que el partido lo sacó de AD”, expresó.

Pérez sostuvo que para “la democracia era algo que teníamos ahí, no sabíamos que teníamos que hablarle (…) gracias a este socialismo del siglo 21 hemos involucionado”.

“Yo le pido a la gente que mire el pasado con nostalgia, que sepa que Venezuela fue grande y puede ser más grande”, finalizó.

Comments

Comments are closed.