El jefe de la diplomacia iraní, Mohamed Javad Zarif, propuso el miércoles poner en libertad a una ciudadana iraní-británica detenida en Irán a cambio del abandono de los cargos de Estados Unidos contra una prisionera iraní en Australia, de la que se busca su extradición.

Empleada de la Fundación Thomson Reuters, vinculada a la agencia de noticias canadiense-británica del mismo nombre, Nazanin Zaghari-Ratcliffe, de 40 años, fue arrestada el 3 de abril de 2016 en el aeropuerto de Teherán en compañía de su hija Gabriella, luego de visitar a su familia.

Fue condenada en septiembre de 2016 a cinco años de prisión por participar en las manifestaciones de 2009 para derrocar al régimen, acusaciones que ella niega. Hasta el momento, Londres no ha logrado su liberación.

“Escuchamos sobre Nazanin Zaghari y su hija, y lo siento por ellas y estoy haciendo todo lo posible por ayudar“, declaró Javad Zarif a la organización Asia Society en Nueva York.

“Pero nadie está hablando de esta mujer en Australia que dio a luz a un niño en prisión que está creciendo afuera de esta prisión con su madre aún detenida”, agregó.

Negar Ghodskani, de nacionalidad iraní, fue arrestada en Australia en 2017. Estados Unidos está buscando obtener su extradición.

Residente en Australia, es acusada por la justicia estadounidense de intentar adquirir tecnología digital estadounidense pretendiendo ser empleada de una empresa en Malasia, con el objetivo de entregarla a la empresa iraní Fanamoj.

AFP.

Comments

Comments are closed.