En la ciudad de Madrid, España, ha surgido un nuevo tráfico ilegal de licencias entre los “riders” que trabajan para Glovo, y los ciudadanos venezolanos recién llegados que cuentan con pasaporte europeo.

La compañía que se dedica al envío de encomiendas a través de sus empleados que se movilizan en motos o bicicletas, habría dejado de otorgar licencias desde hace alrededor de tres años.

Los actuales dueños de las cuentas en Glovo son en su mayoría venezolanos con más tiempo en España que aprovechan la falta de emisión de nuevas licencias, y ahora las alquilan a sus connacionales recién llegados.

“Llegué a Madrid en noviembre y me quedé trabajando porque con lo que facturo al mes me alcanza para mis gastos y enviar dinero a mi familia en Venezuela”, explica Gilberto, ingeniero recién graduado. Cuenta con pasaporte europeo y esto le permite darse de alta como autónomo

Pero Gilberto no recibe la paga completa por no contar con cuenta propia. Por utilizar la de otro venezolano, llamado Víctor, le paga el 30% de lo que ingresa.

De esta manera, el primero de cada mes Víctor recibe el salario de Gilberto y le da entre 900 y 1.000 euros netos en efectivo de sus más de 60 horas semanales trabajadas, según explica ABC.

Para leer el texto completo, haga click aquí.

Comments

Comments are closed.