El pasado mes de marzo los venezolanos se vieron afectados por tres cortes de electricidad general que afectaron a casi todo el país. El hecho se repitió una cuarta vez en abril, sin sorprender a muchos.

El Gobierno de Nicolás Maduro sostiene que las fallas en el sistema se deben a intervenciones extranjeras, pero una segunda versión asegura que es consecuencia de la falta de mantenimiento y los hechos de corrupción relacionados con fondos que debieron ser destinados al sector eléctrico.

La realidad que vive Venezuela es crítica, el Estado ha anunciado horarios de racionamientos en el interior del país donde los ciudadanos denuncian el incumplimiento de lo programado, viéndose afectados por los cortes de electricidad más de una vez al día o por períodos más largos de lo estipulado.

¿Por qué continúa el racionamiento?

Una fuente cercana al Ministerio de Energía Eléctrica que prefirió no revelar su identidad por motivos de seguridad, advirtió sobre la gravedad de lo que podría ocurrir en los próximos días en el país suramericano.

El pasado 7 de marzo, cuando se produjo el primer apagón nacional, se disparó una alarma de sobrecalentamiento en los tres transformadores que surten de energía a todo el país, dos de ellos dejaron de funcionar, pero uno resistió la falla.

Este único transformador asumiría la carga de los otros dos, por lo que podría dejar de funcionar en cualquier momento.

“Si no se resuelve la situación estado por estado, el país entero se puede apagar por más de 39 días o hasta que se tengan los transformadores de recambio”, aseveró el funcionario para El Espectador.

Entre otras medidas aparte del racionamiento, el Gobierno aseguró que contarían con el apoyo de países como Rusia y China para investigar los presuntos ataques al sistema, y proveerse de piezas de repuesto para la restauración del servicio.

Sin embargo, otra fuente cercana a la cartera energética reveló que para estas naciones potencia resulta imposible ayudar a Venezuela, pues no existen las piezas de recambio para los transformadores.

Las únicas empresas capaces de conseguirlas son Alstom Power de Estados Unidos, Andritz de Austria y el Grupo ABB de Alemania. El problema radica en que ninguno de ellos está dispuesto a ayudar al Gobierno de Maduro.

Para leer el texto completo, haga click aquí.

Comments

Comments are closed.