Funcionarios policiales y militares venezolanos que desertaron hacia Colombia debido a la grave crisis social y política buscan restarle credibilidad al acompañamiento del Gobierno colombiano, reportó Blu Radio.

Según la denuncia, algunos de los militares desertores estarían exigiendo dinero para entregar información sobre reparos al proceso mediante entrevistas y declaraciones.

Dicha denuncia ya fue conocida por el Gobierno colombiano, que prepara una política estructural de acompañamiento.

Por su parte, el gerente de la frontera colombo-venezolana, Felipe Muñoz, explicó que ya son 1.500 los miembros de las FANB que desertaron y que ahora reciben apoyo del Gobierno colombiano.

Por otro lado, aseguró que muchos de ellos han solicitado refugio ya que temen a las represalias del Gobierno de Nicolás Maduro.

“Se encuentran ubicados en un sitio específico que se dispuso para ese sentido y en varios hoteles. Se les ha dado la atención de alimentación, obviamente algunos de ellos han manifestado angustia porque tienen circunstancias que tienen que ver con su tema familiar”, explicó Muñoz.

Comments

Comments are closed.