Para los venezolanos, comer pescado en Semana Santa formaba parte de una tradición, y de un respeto a no comer carne. Sin embargo específicamente en Ciudad Guayana del estado Bolívar, yuca con sardina sigue siendo un menú frecuente entre sus pobladores, debido a la crisis que vive el país, y al no tener poder adquisitivo para comprar el alimento de mar, reseñó Caraota Digital.

“Con dos kilos de sardina puedo resolver para el almuerzo y cena del Viernes Santo. Antes en casa preparábamos pastel de bacalao o de cazón, pero un kilo de cazón está en 15.000 bolívares”, comentó Diana Calzadilla.

La sardina es lo más barata, pero le siguen el caribe y la guabina en Bs. 2.300, o el ajuste en Bs. 2.700; mientras que el dorado y la bonita se consiguen en Bs. 5.000 y la pepitona en Bs. 5.850.

“Compré un kilo de bonita para hacer un pastel, pagué 6.000 bolívares, medio cartón de huevos fueron otros 8.000 bolívares. Una bolsa de aliños variados costaron 2.000, todavía me faltan las papas y plátanos”, señaló Leticia Rodríguez.

Comments

Comments are closed.