Cinco organizaciones venezolanas y una colombiana de defensa de los Derechos Humanos enviaron el pasado mes de febrero un devastador informe a la Organización de Naciones Unidas (ONU) donde reseñan la vulnerable situación de las mujeres venezolanas que emigran hacia Colombia y son convertidas en víctimas de violencia y explotación sexual, además de las innumerables trabas impuestas por el Estado para regularizar su estatus migratorio.

Según recoge un artículo publicado por El Mundo, 99,8% de las trabajadoras sexuales extranjeras en la ciudad de Bogotá son venezolanas.

Por otra parte, el Comité de Bogotá para la Lucha contra la Trata señala que 30% de las víctimas de explotación sexual en general son mujeres y niñas venezolana.

Aunque miles de ellas son víctimas de trata, trabajos forzados y sumisión doméstica en países como Brasil, República Dominicana, Haití, Colombia, Panamá, Chile, Uruguay, Argentina, China o España, la nación vecina colombiana ha sido testigo de un fuerte auge de migrantes nativas de Venezuela de escasos recursos que cruzan la frontera para huir de la crisis en su país.

Es el caso de Sara, una joven de 19 años que intentaba atravesar el paso fronterizo de manera ilegal cuando unos hombres se ofrecieron a llevarla a una aduana oficial. Ningún funcionario hizo preguntas, pero al llegar a Colombia, Sara fue encerrada y explotada sexualmente. Quedó embarazada, pero logró huir de sus prisioneros y ahora se encuentra al otro extremo del país.

“Ante la crisis humanitaria en Venezuela, estamos viendo la violencia y discriminación que sufren mujeres y niñas en su migración y en sus lugares de asentamiento. Muchas no hallan atención digna para sus embarazos. Otras quedan embarazadas por violencia sexual y son forzadas a continuar su gestación o buscar abortos furtivos que amenazan su vida”, señaló Angélica Cocomá, abogada colombiana de la organización internacional Women’s Link Worldwide, uno de los seis grupos del Informe Sombra sobre el Noveno Informe de Colombia ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer.

“Otras sufren explotación sexual o doméstica y son vistas como ‘ilegales’ y no como víctimas de trata”, agregó.

Para leer el texto completo, haga click aquí.

Comments

Comments are closed.