Beatriz Becerra, vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, consideró que el Grupo de Contacto Internacional desde su creación “no ha servido para nada”, por lo que instó a la alta representante ante la Unión Europea para Política Exterior, Federica Moghuerini, a darlo por acabado.

La eurodiputada explicó que la única postura operativa y eficaz “en torno a nuestros valores de defensa de la democracia y de los Derechos Humanos” en Venezuela, pasa por la celebración de unas elecciones libres, justas y creíbles una vez que el gobernante Nicolás Maduro haya salido del poder.

Mientras, la fundación del Grupo de Contacto Internacional que nació por iniciativa de España, solicita la convocatoria de unos comicios en un plazo de 90 días como una solución a la crisis en el país suramericano, aún sin el cese de la gestión socialista.

“Hace falta una coordinación completa entre el Grupo de Lima y la Unión Europea, ese es el verdadero referente. El Grupo Internacional de Contacto es un artefacto que se creó a instancias de España que no ha servido de momento para nada”, dijo Becerra.

“Yo le digo a la señora Mogherini que lo dé por acabado, que cuando se reúnan en mayo que es cuando se cumple ese plazo lo dé por terminado y simplemente se alineen, se unan y todos esos esfuerzos de interlocución se hagan con el Grupo de Lima que ha tenido unas declaraciones muy claras hace apenas dos días”, agregó.

En este sentido, la eurodiputada hizo referencia a la declaración realizada desde Chile, donde acordaron solicitar más sanciones contra el Gobierno de Maduro, y la negación a cualquier intervención militar en Venezuela respecto a la presencia de militares rusos y cubanos.

Comments

Comments are closed.