La jovencita MAC, como la denominaron, es una pequeña venezolana que contrajo toxoplasmosis en 2016, quedó embarazada en abril pasado, no tenía ningún tipo de tratamiento médico, ingresó ilegalmente a Colombia y fue violada por un hombre que la amenazó.

Una vez en Colombia, no recibió la atención adecuada por no contar con papeles, reseñó El Mundo de España.

Women’s Link Worldwide (WLW), es una ONG que se encarga de su defensa, y esta joven representa la migración forzosa, la maldad del machismo y el quejido eterno de los pobres en éxodo: “sin papeles no hay atención médica”.

“M.A.C. fue víctima de violencia sexual ya en Colombia y, pese al protocolo que obliga a atender integralmente estos casos, sólo recibió atención inicial, sin seguimiento físico y psicológico”, así lo manifestó Angélica Cocomá, abogada del WLW.

La adolescete de 14 años, hasta hace nueve meses aproximadamente vivía con sus padres artesanos en Venezuela, pero debido a la crisis que atraviesa el país, se vieron en una apretada situación económica.

“A mi hija le diagnosticaron toxoplasmosis a los 12 años. Un parásito se alojó en su cerebro, perdió visión y peso y dejó de estudiar. Pero no recibió atención médica y los análisis eran muy caros. Ni pudimos hacer una resonancia”, dijo Scarlet.

Comments

Comments are closed.