Desde el momento de la captura de Roberto Enrique Rincón en Houston el año 2015, acusado por el desvío de más de 1.000 millones de dólares de Pdvsa, el FBI nunca había logrado hallar el lugar donde se encontraba escondido el dinero.

Gracias a sus contactos con el Gobierno del fallecido ex presidente Hugo Chávez, Rincón logró convertirse en uno de los principales proveedores de la petrolera estatal de Venezuela y aprovechó sus buenas relaciones para vaciar a una de las compañías más importantes del país de buena parte de su patrimonio.

No fue hasta el año 2018 cuando el FBI junto con la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional y la Fiscalía Anticorrupción encontró parte de los recursos en España. Se encontraba en manos de su hijo, José Roberto Rincón Bravo, detenido el 6 de junio del pasado año en Madrid, según reveló El Confidencial.

Mientras Roberto Rincón padre se había hecho reconocido en Venezuela por sus ostentosas propiedades, José Roberto no tardó en seguir sus pasos.

La primera vivienda encontrada durante la Operación Maraca, se trata de una hacienda de 400 hectáreas llamada la Finca La Losilla, por un valor de 22 millones de euros. La lujosa residencia supera los 2.000 metros construidos e incluye un helipuerto, varias piscinas y una pista de tenis, entre otras.

José Roberto, que al momento de la operación era visitado por su madre María Lila Bravo que llegaba de Miami para pasar unos días con su hijo, tenía entre sus posesiones una amplia colección de relojes de alta gama, como Cartier, Bulgaria, Rolex, Audemars Piguet, Jaeger-Lecoultre, Patek Philippe, Girard-Perregaux y Harry Winston.

Pero parte de los relojes eran de María Lila, que había llegado a España con su propio joyero. Según señala El Confidencial, las autoridades encontraron en su maleta una auténtica joya tasada en 12 millones de euros.

La madre de José Roberto solo pasaría unos días con su hijo y nuera, pero eso no fue impedimento para que llevara consigo diversidad de joyas de altísimo valor. Se estima que la UDEF necesitó unas 17 páginas para registrar todas las prendas incautadas.

Entre los vehículos, fueron encontrados siete autos y una moto de lujo, desde un Mercedes SLS-AMG, hasta un BMW eléctrico i8. Otros de los caprichos de José Roberto era una bodega con los vinos más selectos del mundo, valorados en 1.300 euros, o su valiosa colección de monedas, que incluía ejemplares de los imperios romano y bizantino.

Pero La Losilla era solo una de las viviendas de la pareja, pues su estadía habitual la pasaban a escasa distancia, en la exclusiva urbanización de La Finca, donde compartían residencia con figuras como Cristiano Ronaldo o Alejandro Sanz, este último que vendió la suya el 2018 por 11 millones de euros.

Actualmente, José Roberto y su madre María Lila se enfrentan a una acusación de blanqueo de dinero. Mientras que Roberto Rincón, líder de la red de corrupción, irá a juicio este verano.

Comments

Comments are closed.