Los partidos políticos en España se aprestaban el jueves a lanzar sus campañas para las elecciones generales del 28 de abril, en las que los socialistas tratarán de seguir en el poder y la extrema derecha busca entrar al Congreso.

El período oficial de campaña, que comienza el jueves a la medianoche, se anuncia como una fuerte batalla para obtener lo que los sondeos indican es un enorme sector de votantes indecisos. Atraer exitosamente esos votos pudiera ser crucial para que el presidente del gobierno Pedro Sánchez siga en el puesto o arribe al poder una coalición de partidos derechistas.

Las elecciones de finales de mes serán las terceras de España en cuatro años, un número que refleja la fragmentación política por el surgimiento de nuevos partidos.

Vox podría obtener 10%

Las encuestas indican que el ultraderechista Vox podría ganar aproximadamente 10% de los votos, introduciendo un quinto partido nacional de tamaño significativo al Congreso de los Diputados, la cámara baja del Parlamento español.

Una encuesta de opinión oficial publicada esta semana pronostica que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) desplazará al conservador Partido Popular (PP) como el favorito de la contienda, pero se quedaría corto de ganar suficiente apoyo para obtener una mayoría parlamentaria.

El sondeo del gobierno también halló que 41% de los encuestados estaban inseguros sobre a quién le darían su voto. La encuesta, aplicada a 16.194 posibles votantes, se llevó a cabo entre el 1 y el 18 de marzo y fue mucho más grande que otras muestras en España.

Las opciones más probables para que Sánchez permanezca en el poder dependen de que su partido obtenga apoyo del partido de la extrema izquierda Podemos y algunos partidos regionalistas, o en lograr un acuerdo con el partido de centroderecha Ciudadanos.

Sánchez: “No nos relajemos”

Las posibilidades de que el nuevo líder del PP, Pablo Casado, reemplace a Sánchez podrían depender de qué tan bien se desempeñe Vox. Con sus puntos de vista antinmigrantes y ultranacionalistas, Vox fue crucial para que el PP y Ciudadanos sacaran en enero al PSOE del poder en Andalucía, en el sur de España.

Obtener votos para los socialistas es importante, dijo Sánchez, porque “la única organizaron que puede parar a estas tres derechas es el PSOE”.

“Hay un riesgo evidente que la derecha sume, por eso es importante que no nos relajemos y no nos confiemos, y que seamos conscientes de que el próximo 28 de abril tenemos una cita con las urnas para hacer avanzar este país”, agregó.

Aunque Sánchez se está postulando con la promesa de invertir más en programas sociales, el tema más polémico de la campaña será la irresuelta crisis del fallido intento de la región de Cataluña de independizarse.

Cinco líderes del movimiento separatista que actualmente están en juicio por el intento de separación que las cortes españolas declararon ilegal son candidatos en la elección general. De ser declarados culpables por cargos de rebelión y otros, se les podría prohibir tener puestos públicos.

“Unidad nacional”

Sánchez intentó un acercamiento con los separatistas antes de que las conversaciones se vinieran abajo. Casado del Partido Popular y Santiago Abascal, el líder de Vox, prometieron castigarlos quitándole a Cataluña sus facultades para autogobernarse.

“El día 28 se juega la unidad nacional”, les dijo Abascal el jueves a sus partidarios en Madrid.

Sánchez se convirtió en jefe de gobierno en junio pasado, luego de que Mariano Rajoy perdió una moción de censura en el Parlamento tras un fallo judicial en un caso de corrupción en el que estaban involucrados exintegrantes del Partido Popular de Rajoy.

Sánchez intentó mantener a flote su gobierno minoritario hasta que concluyera el período legislativo en 2020, pero a fin de cuentas convocó a elecciones anticipadas después de que los legisladores rechazaran un proyecto de ley de gastos en febrero.

Las leyes españolas limitan la propaganda de los partidos y los discursos de candidatos a los 15 días previos a los comicios.

AP.

Comments

Comments are closed.