Actualmente Venezuela vive una crisis social y política, y quienes más padecen de esta situación son los enfermos crónicos, como los niños que esperan por el transplante de médula ósea.

Mami, yo no me quiero morir” o “si tengo que morir, déjame morir“, son las frases que más se escuchan en los hospitales del país. Al menos 30 niños y adolescentes padecen de aplasia medular y esperan ser trasplantados, reseñó ABC de España.

Geraldine Labrador, madre de un niño de siete años con Leucemia, relata como afronta el padecimiento de su hijo. “Él me dijo que no se quería morir, que él quería crecer, que él quería ser un bombero, que no quería pasar por lo mismo, que no quiere que se le caiga otra vez su cabello”, sostuvo la madre.

Sin embargo, Labrador sabe que en cualquier momento su pequeño puede morir, “si tantas madres están en esta lucha desde hace más de cuatro años y no han podido salir del país para los trasplantes, ¿qué esperanza tengo yo? Ninguna”, dijo.

Mamá, ya no luches más. Deja eso así. Ya tú estás cansada como estoy cansado yo“, fue la súplica un adolescente de 14 años, hijo de Angie Terán, quien dice que mientras tenga fuerzas para luchar por su hijo lo seguirá haciendo. El joven fue diagnosticado en el año 2017, con leucemia linfoblástica aguda, tiene dos semanas sangrando y con las plaquetas en cero. Había sido firmado para el equipo de Arizona, Estados Unidos.

Parar leer el artículo completo pulse AQUÍ.

Comments

Comments are closed.