El presidente sirio, Bachar al Asad, recibió este jueves en Damasco al ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, y mostró su apoyo al Gobierno de Nicolás Maduro frente a las “injerencias” extranjeras que, según él, son “similares” a las que afronta Damasco.

Al Asad criticó “la política injerencista” de algunos países occidentales, en especial de Estados Unidos, y la imposición de sanciones contra Caracas, lo que según el mandatario sirio “socava” el derecho internacional y “viola los principios más elementales de la Carta de las Naciones Unidas”.

“Lo que está sucediendo en Venezuela es similar a Siria. El objetivo es dominar y confiscar la decisión independiente de los Estados”, dijo Al Asad, según declaraciones recogidas por la agencia oficial SANA.

Por su parte, el ministro venezolano de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, coincidió  que hay similitudes entre lo que ocurre en su país y los inicios de la guerra de Siria, pero que quieren evitar un conflicto similar al que desgarra al país árabe desde 2011.

Arreaza acusó a Estados Unidos de querer provocar una guerra civil, asegurando que su gobierno se apoyará en la diplomacia y el diálogo para evitar tal deriva.

“Cuando el presidente Al Asad describía los pasos previos, y los pasos durante los primeros tiempos de la guerra contra Siria, inmediatamente podíamos identificar similitudes con lo que estamos viviendo en Venezuela“, dijo el canciller durante una conferencia de prensa con su homólogo sirio Walid al Mualem, cubierta por la agencia siria Sana.

“Es el mismo enemigo, con los mismos intereses”, añadió, aludiendo a Estados Unidos.

“Le decíamos al presidente Al Asad que la experiencia de Siria nos sirve a nosotros, nos da lecciones y también ideas para ganar esta guerra”, añadió.

“Hay similitudes y diferencias entre ambos procesos, pero, en nuestro caso, con nuestros amigos en el mundo, tenemos que evitar la guerra”, afirmó Arreaza, descartando una confrontación militar.

El canciller añadió que Venezuela está a punto de “perder la paciencia” ante las políticas estadounidenses y apuntó que esto podría poner fin a su apuesta por “la diplomacia”.

Con respecto a Siria, el político venezolano aseguró que los “pueblos del mundo” deberían aprender de Siria, que venció “a los grupos terroristas provenientes de todo el mundo”.

Las fuerzas leales a Al Asad controlan ahora cerca del 60 % del territorio de la república árabe y ha arrinconado a los rebeldes en Idlib, una pequeña región en el noroeste del país, mientras que los kurdos, que no son beligerantes con Damasco, controlan cerca de un tercio del país.

 Venezuela es uno de los países aliados al presidente Al Asad, y el país latinoamericano ha mostrado su apoyo al mandatario sirio desde el inicio de la guerra en el año 2011, mientras que el Gobierno de Damasco ha reconocido a Maduro frente a Guaidó.

Con información de AFP y EFE

Comments

Comments are closed.