La mayoría de los venezolanos se fueron a la cama la noche de este viernes a oscuras por un corte eléctrico que cerca de las 19.00 hora local (23.00 GMT) apagó millones de hogares en Caracas y en casi la totalidad de los 23 estados del país.

El fallo ocurre un día antes de la protesta convocada por el líder opositor, Juan Guaidó, que se proclamó presidente interino de Venezuela y es reconocido como tal por unas 60 naciones, para rechazar el aumento de los apagones que solo este mes han paralizado el país durante 10 días.

Hasta ahora, el Gobierno de Nicolás Maduro no se ha pronunciado por el más reciente de los apagones que, según sus propias cuentas, llega luego de cuatro “sabotajes” ocurridos entre el 7 y el 25 de marzo, todos responsabilidad de la oposición venezolana y la Administración de Estados Unidos, según el chavismo.

La noche de este viernes se registró una intermitencia durante varios segundos que terminó por apagar definitivamente la luz en comunidades de estados del este como Anzoátegui, del oeste como Zulia, del norte como Aragua y los cercanos a Caracas: Miranda y Vargas.

Medios locales y dirigentes del antichavismo aseguran que 21 de los 23 estados del país se han visto afectados por este último apagón, una cifra similar a las registradas en el corte del día 7, que duró una semana, o del 25, que se resolvió luego de 72 horas.

Guaidó, jefe del Parlamento venezolano, encabezó este viernes un acto en el oeste de Caracas en el que reiteró su llamamiento a protestar el sábado en todo el país contra los apagones y contra la usurpación que, considera, hace Nicolás Maduro de la Presidencia.

En esa actividad, un grupo de personas que se identificó como simpatizantes del oficialismo activó una bomba lacrimógena y arengó contra los seguidores de Guaidó que terminó el mitin ileso y celebró el anuncio de la inminente entrada al país de una ayuda humanitaria.

El presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), Francesco Rocca, anunció esta jornada en Caracas que en 15 días la organización estará en capacidad de distribuir la ayuda humanitaria que “tanto necesita” Venezuela.

En rueda de prensa, afirmó que espera poder ayudar a unos 650.000 venezolanos en vulnerabilidad como primer objetivo pero que aspira a ampliar el número en el futuro cercano.

Explicó que la entrega de las ayudas estará coordinada solo por entes integrados a la FICR sin aceptar la interferencia de otros sectores.

Por su parte, el vicepresidente económico, Tareck el Aissami, recibió en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, que sirve a Caracas, 65 toneladas de medicamentos y materiales médicos traídos desde China que, explicó, forman parte del programa de cooperación entre Caracas y Pekín.

A juicio del equipo de Guaidó, estos anuncios constituyen una victoria para él pues desde que juró asumir como presidente encargado en enero pasado prometió el ingreso de alimentos y medicinas que escasean en Venezuela.

Hasta ahora se desconoce si las donaciones de fármacos y comida que desde hace dos meses se acumulan en las fronteras de Venezuela, y que la llamada revolución bolivariana se ha empeñado en rechazar por considerar que forman parte de un show político en su contra, formarán parte de las donaciones que distribuirá la FICR.

El chavismo también prevé manifestarse este sábado en todo el país para mostrar solidaridad a Maduro y rechazar los “actos terroristas” que considera han perpetrado los enemigos ideológicos de la revolución.

Por otro lado la alcaldesa del municipio caraqueño Libertador, Érika Farías, ha informado a través de Twitter del 90% de restitución del suministro eléctrico en esa jurisdicción en la que se asientan todos los poderes públicos y que es considerada un bastión del chavismo gobernante.

El gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez, apuntó en su último reporte en la misma red social que para las 02.00, hora local (06.00 GMT), esa región cercana a Caracas había recuperado la luz en 60% de su territorio.

Entretanto, el gobernador de Anzoátegui (este), Antonio Barreto, dijo a Efe que esa entidad federal perdió casi en todo su territorio la electricidad la noche del viernes y que este sábado el norte del estado continúa sin luz.

En Caracas, nuevamente el servicio de Metro, por el que se trasladan cientos de miles de ciudadanos diariamente, está inoperativo como en los apagones del día 7, cuando el país se paralizó durante una semana, y en el del lunes que luego de 72 horas el Gobierno dio por superado.

El gobernante Nicolás Maduro ha responsabilizado este mes a Estados Unidos y a la oposición venezolana del “sabotaje” al suministro de energía afirmando, además, que había habido ataques “electromagnéticos” y “con fusil de larga distancia” contra el sistema eléctrico. EFE

Comments

Comments are closed.