Reunidos en Madrid, llegados de medio mundo (Alemania, Inglaterra, Argentina, Chipre, Colombia, Estados Unidos, Portugal, Noruega, Chile, Italia o Brasil) los futbolistas venezolanos muestran su preocupación por la situación que vive su país y asumen que en condición de “embajadores” están obligados a expresarse sin cortapisas y darle una alegría a los que sufren.

Messi y Maduro. El Venezuela-Argentina que se juega el viernes en el Wanda Metropolitano ha girado, irremediablemente, entre la excelencia del jugador del Barcelona, que regresa a la Albiceleste en su mejor momento, y la crisis venezolana.

Y la Vinotinto no ha eludido ninguna. No escatiman elogios al astro argentino, como tampoco dudan en opinar sobre un problema que se ha convertido en el centro de conversación de su concentración. Porque, pese a que desde algunos medios se llegó a insinuar que la convocatoria de Rafael Dudamel podría evitar a los más críticos, a la hora de la verdad, el seleccionador tan sólo reclutó a un jugador que sigue en Venezuela, el centrocampista Arquímedes Figuera, del Deportivo La Guaira.

Entre ellos, el delantero del Huesca Juanpi Añor, quizá el más crítico –“Maduro, soy otro venezolano que quiere que te vayas”, difundió en un vídeo en las redes sociales- que curiosamente regresa a la Vinotinto para este encuentro.

¿Y no le crea dudas, volver a la selección ahora?. “Son dos cosas que van totalmente al margen. Pienso que hablar de lo que pasa en Venezuela no tiene por qué perjudicar el venir o no a la selección. Al final yo soy un venezolano más que se preocupa y le duele la situación de Venezuela. Y hablo de ello porque me duele“, señala a Efe.

Juanpi admite que la crisis venezolana es un tema habitual de conversación en la concentración. “Siempre que nos reunimos es un tema de conversación y se habla de ese tipo de cosas, pero al final lo llevamos de la mejor manera”.

El delantero del Huesca confía, no obstante, en que el tesón de aquellos que se han rebelado dé sus frutos. “El venezolano nunca va a dejar de creer, de tener fe, pero toda esa esperanza y esa lucha que se está teniendo esos últimos meses se va a dar para bien”, asegura.

El defensa del Espanyol Roberto Rosales considera que los internacionales están, ahora más que nunca, a darle una alegría a sus aficionados.

“Nadie es ajeno a la situación. Sabemos que en nuestro país se está viviendo una situación muy difícil y que nosotros, como embajadores, intentamos darles la alegría que necesita la gente, porque lo está pasando mal. Pero no somos ajenos a la situación, nuestra familia lo vive, nuestros amigos también y esperamos que todo pueda terminar pronto”, destaca a Efe durante la jornada de puertas abierta de la Vinotinto.

Otro que regresa a la selección es Luis Manuel Seijas. El centrocampista del Independiente de Santa Fe, que desde Colombia vive de cerca la crisis.

“Es verdad que desde Colombia se vive de forma intensa. Es difícil todo lo que uno ve en las calles, ver venezolanos cada dos o tres esquinas pidiendo plata en la calle, con bebés… gente que se fue de Venezuela sin nada. Es difícil. Uno digamos que, como una figura que tiene una voz, tiene que decir las cosas y la verdad que la realidad, tanto dentro como fuera es insoportable”, señaló a Efe.

¿Y la solución? “Tiene que empezar por que los que se equivocaron durante tantos años reconozcan que se equivocaron; y dejarle el mando a otra gente”, sentencia.

La Vinotinto quieren dar una “alegría” a su país contra Argentina

Por otro lado, Añor enfatizó que quieren una victoria que les permita “dar una alegría” a sus aficionados ante la difícil situación de su país.

“Este partido para todos los venezolanos, si se saca un resultado positivo, es algo bonito para ellos, sabemos que podemos dar alegría al país y en eso nos enfocamos“, dijo este miércoles el atacante venezolano del Huesca, Juanpi Añor, que evoca la dura realidad de su país.

“Uno siempre trata de mantenerse un poco al margen de todo lo que está sucediendo, pero al final, uno como venezolano siente toda esa presión, lo que viven allá los venezolanos“, explicó.

“Y al final a uno, aunque sea en la distancia, le duele bastante, así que trata de ayudar en lo que sea, de poder sacar la cara por ellos y esperar que todo se resuelva”, remató.

Para finalizar, Roberto Rosales también recuerda que “no somos ajenos a la situación, nuestros amigos, nuestras familias viven esa situación tan complicada que estamos pasando“.

“Acá tenemos la oportunidad con el deporte de llevarles una pequeña alegría y que se puedan sentir orgullosos de la selección”, dijo el defensa del Espanyol.

AGENCIAS

Comments

Comments are closed.