Pese a que viajar a diferentes lugares de manera individual después de casarte, suene extraño para muchas personas, diferentes factores explican que cada vez son más las parejas recién casadas quienes toman la opción de pasar sus lunas de miel por manera separada.

Según diversos casos recopilados por el diario, The New York Times, explican que tomar dicha decisión pueden ser más valiosas que las obtenidas en pareja si se comparten.

“Ninguno de los dos quería estar donde estaba el otro”, reveló una mujer identificada como, Irene O’Brien, de 37 años, quien en el año 2016 celebró su luna de miel en Canadá mientras que su esposo lo hizo en Francia.

“Nosotros regresamos a Dublín (Irlanda) llenos de historias, charlando de nuestros viajes y realmente encantados de volvernos a ver para compartir los recuerdos: fue la perfecta luna de miel imperfecta”, apuntó.

No obstante, otras parejas con intereses turísticos distintos optan por tomar rumbos aparte para garantizar que disfrutarán de las vacaciones.

En este sentido, Pawel Frackiewicz, una mujer de 33 años, tomó la decisión que pasar su luna de miel con su esposo. Sin embargo, ambos optaron por decirse adiós para que el hombre pudiera continuar haciendo turismo y ella pudiera cumplir su sueño de ser voluntaria en la India.

“Lo hicimos porque nos gusta viajar solos, pensamos que nos hartaríamos el uno del otro después de tres meses”, relata Frackiewicz.

Por otra lado, hay parejas quienes le dan prioridad al trabajo y dejan el romance a un lado, por lo que no logran acomodar su agenda para llevar a cabo este paso.

“Es una práctica moderna muy individualista de eficiencia por encima de todo lo demás”, explicó William Powers, de 48 años, quien dijo que la luna de miel con su esposa, quedó en que ambos realizaran al mismo tiempo viajes de trabajo a distintos países. “Creo que esto está ligado a la adicción al trabajo”, admitió.

Aparte de mantener opiniones a favor o en contra, los expertos admiten que dicha práctica refleja un cambio social y cultural.

“Francamente, la idea de lunas de miel separadas puede indicar la evolución continua del matrimonio”, explicó la socióloga de la aplicación de citas Bumble, Jessica Carbino, diciendo a su vez que este fenómeno se puede considerar como “un reconocimiento entre algunas parejas de que una persona no puede cumplir todas las expectativas”.

Comments

Comments are closed.