José Martínez trabajaba en Venezuela para un dirigente de oposición, y su esposa, Arelis Morales, asesoraba a grupos de DDHH, ambos tuvieron que irse a vivir a España por la crisis que vive actualmente el país.

“La principal razón para irse es que queremos tener hijos”, dijo Martínez, quien también contó que la decisión de dejar su país era dolorosa, pero “¿cómo podríamos exponer a un niño a todo lo que sucede en Venezuela?”, se preguntó.

Martínez quien vive en Galicia junto a esposa y familiares, el año pasado sufrió de depresión, según reseñó Reuters, sin embargo actualmente se reinventa con la fotografía, haciendo trabajos de tipo documentales o en eventos como bodas.

Por su parte, Morales se concentra en tener un bebé y seguir apoyando los derechos humanos. “Dimos todo lo que pudimos por el país hasta que mi cuerpo literalmente dijo: No puedo soportarlo más“, destacó.

Ambos se sienten esperanzados con la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, quienes esperan volver a su país si Maduro deja el poder.

Comments

Comments are closed.