El ministro de Asuntos Exteriores UE y Cooperación, Josep Borrell, ha afirmado este domingo que Estados Unidos, que propició la proclamación de Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, no pensó que Nicolás Maduro “iba a demostrar esa resiliencia”.

En una entrevista en La Sexta, recogida por Europa Press, Borrell ha reconocido que se vive una situación “peculiar” y “atípica” porque España reconoce como legítimo a un presidente encargado que no tiene el control del territorio y la administración, que está en manos de un “Gobierno de facto” a quien España no reconoce legitimidad democrática.

Así, ha confirmado que España va a considerar “representante personal” de Guaidó a su enviado para España, Antonio Ecarri, porque “no se puede tener dos embajadores”. De este modo, ha dejado claro que España no va a expulsar al embajador nombrado por Nicolás Maduro.

De hecho, ha afirmado que, en caso de que algún español tenga algún problema en Venezuela, con quien se trata es con ese “gobierno de facto”, que es quien tiene el control del territorio y la administración. “Tenemos que estar presentes allí, a lo mejor otros países no tienen tantos intereses”, ha justificado.

El ministro español de Asuntos Exteriores también reiteró este lunes la importancia de la advertencia que la Unión Europea lanzó a Venezuela para que respete la capacidad del presidente de la Asamblea y presidente encargado del país, Juan Guaidó, de “ejercer libremente sus funciones”.

En declaraciones a los medios, Borrell advirtió al Gobierno venezolano y a su presidente, Nicolás Maduro, de “las consecuencias, desde el punto de vista diplomático y de las relaciones” si “hubiera cualquier actuación contra el presidente interino de Venezuela”.

Borrell ha reconocido que la situación que se ha creado no está “prevista en los manuales de Derecho Internacional”, precisamente porque no se pensó que, cinco semanas después, Maduro seguiría en el Gobierno, pero ha señalado que el Gobierno español tiene que “trabajar en ese marco”.

Con todo, ha negado que el Gobierno esté “haciendo seguidismo” de Estados Unidos, y ha recalcado que el PP le llama “chavista” y ERC “esbirro de Trump”. “Si estuviéramos haciendo seguidismo estaríamos en el Grupo de Lima”, ha replicado. Con todo, ha puesto en valor que este Grupo también ha dicho ahora que no quiere una intervención armada.

Sin embargo, también ha remarcado que Estados Unidos no la ha descartado y “el jefe del comando sur americano se está paseando por la frontera entre Colombia y Venezuela, que no es muy tranquilizante”.

Ahora que Guaidó está tratando de volver a Venezuela, ha señalado que hay una declaración de la UE “advirtiendo de las consecuencias que tendría coartar su libertad de movimiento” y ha señalado que en ese caso la UE seguiría “con presión política y condena”. “Nosotros, otros pueden tomar otra clase de medidas, que espero que no ocurran porque hay remedios peores que la enfermedad”, ha remachado.

Comments

Comments are closed.