Festejar los días de asueto de Carnaval en Venezuela ya no es tan simple como podía ser hace algunos años, ya que incluso solo considerar ir a la playa, puede ser un gasto pesado para la familia promedio.

Entre el costos de los pasajes, la alimentación y alguna recreación adicional, ir a disfrutar del sol y la arena puede valer más de un sueldo mínimo con suma facilidad, debido al bajo poder adquisitivo del ciudadano.

Tan solo para bajar a la playa desde Caracas sin un vehículo propio, se necesitan al menos 1.600 Bs para costear un autobús público desde el terminal de pasajeros.

Al llegar al destino final, la cosa se pone incluso peor, porque solo comprar un agua mineral puede superar los 2.000 BsS.

Sin considerar el costo del toldo, para alimentarse un venezolano necesita entre, 3.700 para dos empanadas y un jugo, y hasta 20.000 en caso de querer degustar un pescado frito con tostones, lo cual equivaldría a más de un sueldo neto, según lo reseñado por La Verdad de Vargas.

El alquiler de un puesto para disfrutar del lugar supera los 5.000 Bs. Además, la adquisición de una silla extra puede aumentar la cuenta en 1.000 Bs por cada unidad adicional.

Comments

Comments are closed.