Jóvenes de la capital del municipio Pedro María Ureña en el estado Táchira, que estudian en las escuelas de Cúcuta, empezaron a protestar desde el día jueves exigiendo que se les permita el paso por el puente internacional Francisco de Paula Santander, para poder asistir a las jornadas académicas regulares.

Ante el cierre indefinido de todos los puntos fronterizos con Colombia, algunos niños se han visto en la necesidad de cruzar por las llamadas “trochas ilegales” para poder asistir a los colegios, situación que mantiene en vilo a los padres, quienes temen por la seguridad de sus representados, según lo reseñado por el diario La Opinión.

Por su parte, las autoridades colombianas han realizado un llamado a los padres para que no arriesguen la integridad de sus hijos haciéndolos pasar por los pasos ilegales, pues actualmente, la secretaría de Educación del departamento colombiano indicó que el 40% de los infantes venezolanos se encuentra pasando por estos pasos.

Comments

Comments are closed.