Restaurantes, plazas, basureros y vertederos se han vuelto un punto de concentración para aquellos venezolanos que producto de la crisis, se han visto en la necesidad de buscar entre los desperdicios algún alimento que les “salve el día”.

Venezuela cerró el 2018 con una hiperinflación superior al 1.600.000%, dejando el poder adquisitivo del ciudadanos “opacado” ante el precio de los alimentos, motivo por el cual, incluso trabajando, algunos caraqueños se ven obligados a buscar entre la basura algo para comer.

Hombres, mujeres y niños sufren el mismo dilema, al menos así lo pudo ver el diario La verdad de Vargas, en un vertedero de Santa Eduvigis, en donde más de treinta muchachos esperan la llegada de camiones que provienen del puerto con alimentos vencidos o con gorgojos.

“Es buena y la vienen a botar pero nosotros la aprovechamos. Hay mucho desempleo y hambre en esta comunidad”, expresó un entrevistado por el medio.

Basureros a las afueras de algún mercado, hotel o restaurant, suele ser un lugar para buscar algo que se pueda aprovechar.

“Esto es a diario y el que logra montarse aprovecha lo que consigue. En esto tenemos años para poder sobrevivir”, enfatizó otro ciudadano.

Comments

Comments are closed.