El presidente de EE.UU., Donald Trump, advirtió este lunes a los militares en Venezuela de que perderán “todo lo que tienen” si no rompen con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y argumentó que la caída de ese mandatario ayudaría “a promover la democracia en Nicaragua y Cuba”.

“Si optan por el camino de seguir apoyando a Maduro, no van a encontrar refugio seguro, no van a encontrar salidas fáciles, no van a encontrar escapatoria. Lo van a perder todo”, declaró desde la Universidad Internacional de Florida, en las afueras de Miami.

“Pueden elegir entre aceptar la generosa oferta de amnistía del (autoproclamado) presidente Guaidó y vivir su vida en paz con sus familias y sus compatriotas”, dijo Trump a unos 300 venezolanos en Miami, refiriéndose a los militares.

“O pueden elegir el segundo camino: seguir apoyando a Maduro. Si eligen este camino no encontrarán un refugio, no habrá una salida fácil. Lo perderán todo”, advirtió.

Trump aseguró que “el camino actual hacia la democracia es irreversible”, y que “los militares venezolanos tienen una decisión clara que tomar: trabajar por la democracia por su futuro y el de sus familias, o si no, perderán todo lo que tienen”.

Asimismo, alertó que “sabe dónde tienen escondido el dinero, en todo el mundo, los militares (venezolanos) y sus familias”, por lo que estos “deberían escuchar al presidente (Juan) Guaidó y permitir que entre la ayuda humanitaria en Venezuela”.

“Buscamos una transición pacífica de poder, pero todas las opciones están abiertas, queremos restaurar la democracia venezolana y creemos que las Fuerzas Armadas tienen un rol vital”, insistió.

Trump reconoció hace casi un mes como presidente legítimo de Venezuela al líder opositor Juan Guaidó, y aprovechará su discurso para reafirmar ese apoyo, cinco días antes de la fecha programada por la oposición para el ingreso en el país caribeño de la ayuda humanitaria dispuesta por EE.UU. en la frontera con Colombia.

Concierto y “contraconcierto”

Guaidó fijó para el ingreso de la ayuda el día en que cumple un mes de haberse autoproclamado como presidente encargado, luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador” al considerar “fraudulenta” su reelección.

Un día antes se celebrará en Cúcuta un concierto con artistas internacionales, organizado por el multimillonario británico Richard Branson para recaudar 100 millones de dólares en 60 días, que se sumarán a más de 110 millones ya reunidos según Guaidó.

Al concierto asistirán los presidentes de Colombia, Iván Duque, y Chile, Sebastián Piñera.

En contrapartida, el gobierno de Maduro anunció este lunes un concierto de dos días, 22 y 23 de febrero, en el puente Simón Bolívar, que comunica con Cúcuta a la población venezolana de San Antonio.

“Será un mensaje de denuncia contra la agresión brutal a la que se intenta someter” a Venezuela, declaró el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, quien dijo que además se enviarán a Cúcuta cajas de alimentos y que habrá jornadas de atención médica gratuita.

Guaidó, de 35 años, no ha revelado cómo pretende vencer el cerco impuesto por Maduro, pero asegura que el sábado habrá una “avalancha humanitaria” y que espera que los 700.000 voluntarios registrados aumenten a un millón.

Este lunes, la oposición denunció que la web de registro de voluntarios fue bloqueada por la estatal CANTV, mayor proveedora de telefonía e internet en Venezuela. La AFP constató que la página no funciona con ese servicio, pero sí con el de compañías privadas.

Los venezolanos padecen falta de medicamentos e insumos hospitalarios, además de una voraz hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% este año. Huyendo de la crisis unos 2,3 millones (7% de la población) emigraron desde 2015, según la ONU.

Pero Maduro, quien tilda la ayuda enviada por Estados Unidos como “migajas” de “comida podrida y contaminada” y culpa de la crisis a sanciones financieras de Washington.

“No hay posibilidad de una guerra”

El conflicto por la ayuda humanitaria escaló a nivel internacional. Rusia, China, Turquía Irán, Cuba y otros aliados de Maduro han condenado “la injerencia” de Estados Unidos y otros países.

El domingo, el gobierno prohibió la entrada al país de cinco diputados del Grupo del Partido Popular Europeo (PPE) y del subsecretario general de esa formación, que pretendían reunirse con Guaidó, pero fueron devueltos del aeropuerto internacional.

La Unión Europea (UE) advirtió este lunes del peligro de una escalada militar, dos días antes de la llegada de una misión del grupo de contacto que impulsa una salida a la crisis a través de elecciones presidenciales.

“No hay posibilidad de una guerra civil (…), 90% de los venezolanos quieren cambio, hablan de ayuda humanitaria, del futuro. De guerra hablan ellos”, aseguró Guaidó.

 

Con información de AFP 

Comments

Comments are closed.