Santa Cruz de Tenerife, 18 feb (EFE) – La delegación de europarlamentarios que fueron expulsados de Venezuela tras aterrizar en el aeropuerto de Caracas se negaron a que los tres policías que los custodiaban les requisaran los teléfonos móviles o les registraran el equipaje en busca de drogas, según han relatado.

“Cuando les pedimos explicaciones por nuestra expulsión nos dijeron que cumplían órdenes”, ha asegurado a Efe el eurodiputado del PP Gabriel Mato, uno de los cinco componentes de la expedición, cuatro de ellos parlamentarios europeos.

Mato ha explicado que viajaron a Venezuela por invitación oficial de la Asamblea Nacional y su intención era reunirse con el líder opositor, Juan Guaidó, a quien Estados Unidos, el Parlamento Europeo y España consideran presidente del país.

También tenían previsto celebrar una reunión de trabajo en la Asamblea Nacional y visitar al opositor Leopoldo López con motivo de su quinto aniversario en prisión.

Así fue el registro

Cuando los parlamentarios llegaron al aeropuerto fueron llevados a una sala en donde les retiraron sus pasaportes, y de ahí fueron conducidos a “un cuartucho”, en el que estuvieron acompañados por los embajadores de España, Países Bajos y Unión Europea, y custodiados por tres policías, dijo Mato.

Los agentes pretendían que los eurodiputados se quedaran solos en el cuarto, pero los embajadores se negaron a salir, señaló Mato, y todos permanecieron allí. También intentaron los policías que les facilitaran los teléfonos móviles, a lo que los eurodiputados se negaron.

Tras dos horas de espera, los agentes les dijeron que no tenían autorización para entrar en el país, a lo que los eurodiputados contestaron que no la necesitaban, puesto que tenían todos sus papeles en regla.

‘Cumplían órdenes’

A su vez, los parlamentarios preguntaron por las razones de su expulsión, a lo que los agentes respondieron que cumplían órdenes, explicó Mato.

Los eurodiputados, sin sus pasaportes, fueron conducidos a la puerta de embarque del mismo avión en el que habían llegado y los policías querían registrar sus equipajes en busca de drogas, a lo que los parlamentarios se negaron, relató Gabriel Mato. Fueron introducidos en el avión, y allí les fueron devueltos los pasaportes.

“Es un poco absurdo que siendo invitados por un órgano legítimo como la Asamblea Nacional, alguien que no es legítimo nos impida entrar”, dijo Gabriel Mato en alusión al presidente del país, Nicolás Maduro.

Mato corroboró que el próximo sábado, invitados por el canciller colombiano, el grupo de eurodiputados acudirá a Cúcuta, en la frontera entre Colombia y Venezuela, para asistir a la entrega de ayuda humanitaria.

El eurodiputado del PP ha pedido a la Unión Europea y a los estados miembros que apliquen la reciprocidad y, si no dejan libertad de movimientos a los europeos, que retiren la credencial a los embajadores venezolanos en el continente.

Comments

Comments are closed.