Las fuerzas policiales venezolanas han relanzado una serie de redadas las últimas semanas que han asesinado a decenas de jóvenes, aparentemente, por haber participado en protestas.

Ellos sin embargo han reclamado que no están “con el Gobierno ni con la oposición” y quieren “un cambio” sin violencia.

Según la oenegé Surgentes, el 45% de los 28 muertos producidos entre el 21 y el 24 de enero, cuando Juan Guaidó se autoproclamó presidente interino, fueron víctimas de la policía y ocurrieron casi todas, según la ONG, “en los barrios pobres”.

Para leer el artículo completo, puede acceder a La Vanguardia.

Comments

Comments are closed.